Astana, la escuadra volcánica

El Astana, vencedor de la contrarreloj de Montpellier, disfruta de la mejor situación deportiva en el presente Tour, con cinco corredores en el top ten de la general, pero no ajeno a la polémica por el liderazgo entre Contador y Armstrong, aunque es una casa habituada a situaciones conflictivas.

La formación kazaka nació de los escombros del Liberty Seguros de Manolo Saiz en 2006 y en torno a la figura del ídolo nacional Alexandre Vinokurov, el cual dio positivo por dopaje por transfusión sanguínea.

El Astana perdió a su líder y piedra angular. Se buscaron nuevos horizontes y éstos se hallaron en el nombre del belga Joahn Bruyneel. Bruyneel tuvo claro que el fichaje estrella para su equipo era el de Alberto Contador, ganador del Tour 2007. Con las ilusiones puestas en el ciclista madrileño, llegó otro varapalo en 2008: la organización del Tour excluyó de su lista de invitados al Astana. El mejor escalador del mundo optó por correr la Vuelta y el Giro, imponiéndose en ambas.

Durante la Vuelta de 2008 el mundo del ciclismo sufrió un terremoto con el anuncio del regreso de Armstrong a la competición después de tres años de retiro. Su amigo Johan Bruynnel enseguida le abrió las puertas. Surgieron preguntas sobre la cohabitación entre el veterano campeón y la nueva figura del ciclismo mundial. Mientras, Vinokurov cumplía la sanción por dopaje.

Contador no parece el jefe de filas indiscutible de la escuadra kazaka al escuchar las palabras ambiguas de Bruyneel y del propio Armstrong.

Una rueda de prensa de Vinokurov en plena vorágine anuncia su regreso al ciclismo y al equipo. Es tajante: "Bruyneel o yo". Vino está predestinado para ser el jefe del equipo de su país.

"Guerra civil", señalan algunos periódicos franceses. Una tensa situación que ha centralizado el interés del Tour en la primera semana. La víspera de la montaña, donde Contador y Armstrong deberán de aclarar con sus propias fuerzas quien es el líder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios