Amistoso con mal rollo

  • Luis Aragonés acusa a la Federación de filtrar que podría dar a conocer a su sustituto antes de la Eurocopa y reta a Villar a que lo eche · El partido ante Francia, verdugo mundialista, en segundo plano

España jugará ante Francia su primer partido amistoso de cara a la Eurocopa 2008, un choque en el que el combinado de Luis Aragonés busca la posibilidad de revancha como argumento para motivarse. Francia fue el verdugo de los españoles en el Mundial de Alemania 2006 al ganar por 3-1 en los octavos de final, abriendo unas heridas dolorosas en el combinado de Luis Aragonés que todavía no se han cerrado. Al equipo, sin duda, lo ayudaría un buen partido hoy en Málaga.

Pero el ambiente que rodea a España no parece el más idóneo para afrontar un encuentro de alto nivel. Fiel a su historia, el entorno está revuelto por el debate creado respecto a la sucesión de Luis Aragonés, quien hace meses anunció su marcha al término de la Eurocopa de Austria y Suiza.

La Federación Española busca un sustituto y hasta pensó en anunciarlo antes de la gran cita de junio para descartar rumores en plena competición. Pero el seleccionador se molestó y ayer volvió a dar nuevos titulares para la prensa tras lamentar las filtraciones, que él achacó a la Federación Española.

"Todas estas filtraciones salen de la Federación. Los que escriben, yo sé de quién son amigos. Veo claramente la mano de la Federación. No tengo duda", sentenció, en declaraciones a Cuatro.

El seleccionador aseguró que no va a "dimitir en ningún momento" y consideró que sería preferible que lo echasen antes de nombrar a otro. "No he visto a ninguna selección del mundo con dos seleccionadores. Lo más correcto, lo que mejor vería, sería echar a Luis Aragonés y fichar a otro, eso es lo que sería más justo, pero igual no se piensa así", expresó muy molesto.

Además, afirmó que es posible que la Federación esté buscando su salida. "Sí, no sé cómo, si con buena o mala fe, pero está ocurriendo. Lo que deberían hacer es echarme. No sé si se atreverán. Han pensado una serie de cosas que a mí no me parecen lo más justo", añadió.

Incluso, responsabilizó del tema directamente al presidente Ángel María Villar. "Hierro no tiene nada que ver. Veo a todo el mundo. La Federación tiene un responsable que es el presidente. Lo mejor es que me echen", reiteró de nuevo.

Así, cuestionó su presencia en la cita de Austria y Suiza. "Quiero ganar la Eurocopa. Mi objetivo es ganar la Eurocopa, si voy", dejó caer el seleccionador.

Quedan cinco meses para la Eurocopa y el ambiente sigue caldeado. Por eso tampoco extrañó que la afición de Málaga recibiera al seleccionador con gritos de apoyo a Raúl, el delantero del Real Madrid, eterno ausente en la selección por decisión del técnico. Aragonés aseguró no haber "escuchado mucho", pero sí destacó que "la libertad de expresión está ahí". "Yo tengo libertad para elegir a los que considero mejores. Mi conciencia debe estar tranquila. He tenido otros recibimientos", dijo.

Pero hoy hay partido y Francia es un rival de enjundia. España quedó lastrada por las ausencias de hombres como Puyol, Arbeloa o Silva, todos ellos lesionados. Pero, en cambio, renovó su delantera con la convocatoria del joven delantero azulgrana Bojan por primera vez en su carrera.

Es probable que Luis Aragonés regrese a un esquema con dos delanteros, que serían Fernando Torres y Villa. Por detrás quedaría un cuarteto de centrocampistas en el que podría encontrar sitio Albelda, que lleva más de un mes apartado del Valencia. El seleccionador también piensa en Iniesta, Cesc y Xavi como jugadores más creativos.

El duelo entre España y Francia es una especie de clásico en Europa, una rivalidad que se mantiene desde hace dos décadas. El 27 de junio de 1984 ambos conjuntos jugaron la final de la Eurocopa y la Francia de Michel Platini venció por 2-0.

Más aún, Francia cortó el paso de España en los cuartos de final de la Eurocopa 2000 al ganar por 2-1 con un penalti errado al final por Raúl. Al menos, España venció por ese mismo resultado en el último amistoso, jugado en 2001.

Para Raymond Domenech, el seleccionador francés, el partido contra España marca el inicio de la "recta final" de la preparación para la Eurocopa de junio próximo. "Puede servir como una llamada de atención a los jugadores, que no deben relajarse porque su puesto en la lista no está asegurado", agregó el técnico, que no podrá contar con el centrocampista del Bayern Ribery y sólo a tiempo parcial con Vieira, que aún no se encuentra totalmente recuperado de una lesión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios