El Algeciras culmina un cambio radical

  • José Luis García, su nuevo técnico, cierra la plantilla con dieciocho caras nuevas

Comentarios 3

El Algeciras es un club poco acostumbrado a los proyectos a medio plazo. Suele cada verano remodelar su plantilla al gusto del entrenador de turno. Este julio ha sufrido el cambio más radical de los últimos años, aunque esta vez con vocación de no tener que repetir en mucho tiempo.

El proyecto de Miguel Ángel Verdejo, en el aspecto deportivo, tiene un protagonista: José Luis García Martínez. El técnico y director deportivo algecirista ha realizado nada menos que dieciocho fichajes, sazonados con seis canteranos algecireños (Juanito, Mario, Ángel, Alvarito, mena e Iván). Muestra una fe ciega en ellos. Está convencido de que ha realizado una plantilla que durará tres años o más en el Algeciras y con cuya base el club puede ascender no ya una vez, sino dos.

García, un hombre habituado a trabajar con categorías inferiores, sobre todo ha fichado juventud. Esto le garantiza ambición, pero también inexperiencia. Del Hospitalet, equipo que entrenó el curso pasado, se ha traído a jugadores ofensivos: Cristian Seubert, de los más veteranos, y dos chicos, Armengol y Marquina, hacia los que tiene devoción. Del Vélez Málaga llegaron tres jugadores: Damián, Jesule y Thomas Gant. Los tres eran importantes en el conjunto malagueño, con el jugaron la fase de ascenso a Segunda B, pero este grupo X es algo más competitivo y les exigirá más.

La experiencia la ponen un central, el argentino Cristian Patiño, el centrocampista ex de Unión y Balona y ahora de regreso en el Algeciras Juanlu, los también medios Nenu y Xavi Jiménez, y el delantero uruguayo Trigo.

Pepe Cuesta y Nayim son de los pocos jugadores que conocen las características de la categoría en la que el Algeciras tendrá que pelear. Fran Jerez, Bastida y el meta Rosell son antiguas aspiraciones de García, que lleva tiempo siguiéndolos. Caballero llevará el uno. Y con él se completa una plantilla hecha a imagen y semejanza de su técnico que para el aficionado es una incógnita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios