Balonmano l Liga Asobal

El Algeciras BM, en la UCI

  • El club tiene una deuda de más de un millón de euros a día de hoy y alerta de que necesita dinero líquido ya para evitar la espantada de los jugadores en diciembre

Comentarios 0

120.00O

El panorama del Algeciras BM está muy negro. Ésta es la conclusión que se puede sacar de la asamblea ordinaria de socios celebrada ayer en la que la entidad que preside José Ríos Corbacho presentó las cuentas del club de las últimas tres temporadas, desde que el equipo ascendió a la Liga Asobal. La directiva anunció que el Algeciras BM debe a día de hoy unos 519.000 euros, todo esto teniendo en cuenta unos ingresos firmados que aún no han llegado a las arcas de 597.000 euros. Y todo esto sin contar el gasto presupuestado para el resto de la presente campaña. Todo sumado significa que el club acumularía cerca de un millón de euros de deuda. Muy negro.

El estado económico real del Algeciras BM salió a la luz ayer después de casi tres años desde la última asamblea ordinaria. La cita de la masa social algecireña se prolongó durante más de tres horas: lo peor es que tras la presentación inicial de las cuentas, la asamblea se embarró en un cruce de declaraciones entre socios y directivos sobre rencillas pasadas que no llevó a ninguna parte. Fue casi al final cuando un par de socios hicieron hincapié en la urgencia máxima del club: pagarle a los jugadores antes del 15 de diciembre para que vuelvan tras el parón liguero.

La directiva -que tiene una deuda total con jugadores de las tres últimas campañas de unos 400.000 euros- alertó de que necesitaría reunir unos 120.000 euros antes del 15 de diciembre para ponerse al día en cuanto a salarios con los jugadores de esta temporada. El problema es que la entidad apenas ve posible ingresos inmediatos reales: "Esos 597.000 euros que ya están firmados y que deben entran en el club llegarán a partir de 2008. No es dinero inmediato. Lo más cercano que tenemos es una partida de unos 46.000 euros del PMD en unos diez días y tampoco es seguro que vayamos a cobrarlo ya", advirtió Manolo Cosano, uno de los directivos.

Continuaron los cruces de declaraciones -intervinieron los ex directivos Pedro Soria o Carlos Villanueva, el ex jugador Juan Bermejo, el concejal de Deportes, Julio Martínez Fírvida, etcétera- y la asamblea degeneró en un círculo vicioso que no ofrecía respuestas. A todo esto Ríos Corbacho ya había puesto su cargo a disposición de los socios nada más intervenir por primera vez, pero nada. La asamblea, en voz de Emilio Checa, dirigente de Amigos del Balonmano, sugirió que la actual directiva aguante en el cargo hasta junio y que entonces se celebré una nueva asamblea y unas elecciones. De hecho, el propio Checa fue quien rompió la discusión sin salida generada y puso sobre la mesa la primera solución de la noche: "Amigos del Balonmano tiene una cuenta corriente en la que en unos días tendremos unos 6.000 euros. Propongo que cada socio aporte lo que pueda para salvar esta situación y salir del paso antes de que los jugadores se vayan y no vuelvan", señaló Checa, de los pocos que abogó por la unidad.

Salvador Higuera, que ya aportó unos 300.000 euros al club para que no desapareciera la pasada temporada en diciembre, fue uno de los que más firmemente respaldó esta medida: "Si no lo hacemos nosotros, no lo hará nadie. Aunque también es cierto que deberíamos haber hecho lo mismo el pasada campaña y no se hizo", apostilló.

Bermejo también propuso que la directiva hable con los jugadores para que den un margen de confianza: "Se les pague lo que se pueda, parte de la deuda, y el resto más adelante. Si ven que nos movemos lo podrían entender. Lo digo yo que he pasado por esta situación y estuve siete meses sin cobrar", sentenció.

La historia viene de largo. La directiva de Ríos Corbacho cogió las riendas del Algeciras BM en el verano de 2005 con las cuentas del club prácticamente saneadas. El problema comenzó en la primera campaña de Asobal ya que se produjo una desviación en los presupuestos, que en los años siguientes fue a más. Es decir, un dinero -normalmente público- que debía ingresar el club, no llegó. 117.000 euros la primera campaña, 366.000 la segunda y ésta, más de lo mismo. Rebajas en las subvenciones, patrocinadores fantasmas, el no de Zona Franca, entre otras instituciones, etcétera. Además de que los socios han descendido de 1.800 a apenas mil. Una larga lista de males, unidos a una gestión que ha derivado en una situación crítica que deja al Algeciras BM al borde de la desaparición. Salvo milagro de su fiel y reducida masa social, algo más de cien.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios