Un hombre resulta herido al inhalar humo en el incendio de su vivienda

  • Mientras se le aplica oxígeno, se procede a su evacuación por la azotea · Los primeros indicios apuntan a que es ocasionado por una chimena · Una mujer de edad avanzada es rescatada ilesa

Comentarios 3

Dos operarios del Servicio de Conservación de Carreteras y un vecino de Castellar vieron a las ocho y media de la mañana, al pasar por la A-405 a la altura de la Venta La Cantina, cómo salía una gran columna de humo de una casa que ardía en llamas.

Inmediatamente decidieron entrar en el inmueble y descubrieron a una mujer de más de ochenta años, Dolores Cano, que con una manguera casera, intentaba sofocar el incendio, presuntamente provocado por la chimenea a la que apuntaba. Los tres hombres consiguieron sacar a la mujer a la fuerza, que no quería abandonar su casa y que recordaba cómo su hijo, de 56 años dormía en el piso de arriba.

Mientras sacaron a la mujer y rompían los cristales para evitar que el humo se concentrase en el interior, las fuerzas de seguridad y los bomberos, avisados por el 112, se personaron en el lugar del suceso.

Los agentes del Parque de Guadacorte intervinieron en el control y extinción de un incendio registrado en una vivienda junto a la A- 405 en el kilómetro 41. Según los bomberos, el fuego afectó a la totalidad de la vivienda, adosada a otra y comunicadas ambas por el interior, y a un pequeño cobertizo en la parte trasera de la misma. Los agentes rescataron a un varón que se encontraba en una de las habitaciones de la primera planta de la casa adosada.

El hombre se encontró a las 9.30 horas casi inconsciente y recibió oxígeno de los equipos de Bomberos hasta que, una vez en la azotea fue evacuado y atendido por el 061. Andrés Cuadrado yacía tumbado en el suelo de su dormitorio, cerrado bajo llave.

Una vez recuperado fue trasladado al hospital de La Línea de la Concepción. La mujer de edad avanzada, madre del afectado, fue rescatada ilesa, antes de la llegada del operativo del 085. También todas sus mascotas, seis perros que junto a ella, observaban desde la otra orilla de la carretera, cómo ardía toda la casa.

La actuación resultó complicada debido a la estructura y distribución de las viviendas afectadas y a la gran cantidad de enseres que se encontraban en su interior. El operativo continuó toda la mañana en el lugar acabando con los últimos rescoldos del incendio.

Desde el Patio de Corchas de La Almoraima S.A., parcela trasera a la casa, los trabajadores atendieron a las llamas con las mangueras de sus instalaciones.

Siete bomberos, dos agentes de las Guardia Civil de Castellar, dos efectivos del Seprona, la Policía Local, el 061 y el Equipo de Urgencias del centro de salud de la localidad, trabajaron hasta las 11.00 de la mañana en el escenario de los hechos.

Para la extinción del incendio, los agentes utilizaron 9.000 litros de agua y equipos de respiración autónoma. La carretera se mantuvo cortada durante dos horas. Los usuarios fueron desviados por el interior de Pueblo Nuevo mientras volvía la normalidad y aumentaba así la visibilidad.

9.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios