"Nos resistimos al despido, pero tendremos que hacerlo si no generamos ingresos"

  • El primer edil de Castellar confirma que la plantilla es excesiva para la crisis económica que vive el Consistorio · Casanova busca medios de financiación para los proyectos del programa electoral de IU

Comentarios 9

A punto de cumplirse los 100 días de Gobierno, el alcalde de Castellar, Juan Casanova (IU), se muestra preocupado por la grave crisis económica a la que el Ayuntamiento no es ajeno. El primer edil mantiene sus esfuerzos en la búsqueda de financiación de nuevos proyectos que aporten ingresos y puestos de trabajo al municipio.

-¿Cómo valora estos primeros 90 días al frente del Ayuntamiento?

-Han sido días intensos. Los primeros han servido para conocer el estado del Ayuntamiento y como funcionaba, los trabajadores y sus puestos y a partir de ahí empezar a presentar proyectos a los distintos organismos. Entre ellas se encuentran la planta de biomasa que llevábamos en el programa electoral, la creación de un camping para fomentar el turismo rural y los pozos de Majarambú, con agricultura y ganadería ecológica que es lo que queremos desarrollar allí. Estamos viendo vías de posible financiación para desarrollar estos proyectos.

-¿Cuál es la situación económica del Consistorio?¿Cuenta con déficit como se informó al inicio del mandato?

-En el arqueo figuraban 1.075.000 euros. Lo que no aparecían eran las facturas impagadas que ascendían a 1.050.000 euros, estábamos a 30 de mayo con facturas que no se habían pagado y que estaban acumuladas. En el ejercicio de 2010, Intervención ha contabilizado el resultado económico y arroja un déficit de 510.000 euros, en 2009 había 179.000. Estamos haciendo todo lo posible para que esa cifra no se dispare en 2011. No se habían tomado las suficientes medidas de austeridad para frenar ese déficit.

-¿Contempla alguna reestructuración de la plantilla?

-Estamos poniendo sobre la mesa las distintas opciones que tenemos, entre ellas figura el despido pero todavía nos resistimos a hacer esa actuación porque es una situación bastante dolorosa para la gente afectada. Los números nos están diciendo que la situación es insostenible con la plantilla que tenemos ahora mismo y con las aportaciones que tenemos que son tan sólo de la Diputación y de ingresos extras como licencias de obras que en los últimos años con la crisis del ladrillo ya no tenemos. Con esta disminución de ingresos es difícil mantener a la plantilla en su totalidad. Estamos mirando los proyectos de agricultura ecológica para ver otras alternativas, pero por ahora son planteamientos sobre la mesa. Nos resistimos al despido, pero la situación es insostenible y tendremos que hacerlo si no somos capaces de generar otros ingresos.

-¿Existen problemas para el pago a la plantilla o a proveedores?

-Estamos negociando con los proveedores el pago de la deuda como todos los ayuntamientos. En vez de pagar al día abonamos con retraso y así vamos capeando el temporal para poder continuar. La nómina está garantizada actualmente por el remanente de tesorería pero en unos cuantos meses estaría agotado si no conseguimos ingresos. La situación sería más critica si esos ingresos no llegan.

-¿Qué cambios ha percibido el ciudadano desde que IU llegó al Consistorio?

-El cambio fundamental en la participación ciudadana. Hemos creado dos juntas vecinales, una para el castillo y otra para la barriada de La Almoraima en la que son los vecinos los que deciden que hacer en los espacios públicos, actividades culturales, deportivas e incluso iniciativas empresariales en la zona. En estas juntas vecinales, los ciudadanos se reúnen y deciden que hacer y lo proponen al Ayuntamiento. Estamos pendientes de que se reúnan en septiembre para decidir las actividades del año. También en el resto del pueblo se han mantenido asambleas con la juventud y con las distintas asociaciones para canalizar todas las inquietudes dando mas voz y participación al pueblo. Es lo que se puede resaltar en estos dos meses porque era lo que estábamos reivindicando, dar más participación al pueblo, que sea el que proponga y el Ayuntamiento participe y la actividad sea más popular.

-El apoyo del PP fue fundamental para que IU llegara a la Alcaldía. ¿El acuerdo es estable, existe algún pacto?

-Existe un acuerdo pero no hay nada firmado. Pilar Lobato consideró que éramos la mejor opción de Gobierno y nos dio su apoyo. Es una persona muy entusiasta en Castellar, nos ofreció participar en un área que a ella le gusta desarrollar, Bienestar Social y le hemos dado una opción para desarrollarla. No hay liberación de ningún concejal, sólo en mi caso porque tengo que dejar mi puesto de trabajo para dedicarme a la Alcaldía. Dada la situación económica que tenemos, hemos decidido que ninguno cobre de las arcas municipales. Las relaciones con el Partido Popular son bastante fluidas, entusiastas en el sentido de querer hacer bastantes cosas en el pueblo. También se lo hemos ofrecido al PSOE.

-¿Cómo son las relaciones con este grupo político?

-Son inexistentes, no hay ninguna relación. Yo llame varias veces al alcalde saliente (Francisco Vaca) pero no recibí ningún tipo de contestación. Lo primero que hicimos fue crear una comisión de contratación, plural para que cada puesto de trabajo que se ofrezca desde el Consistorio se puedan valorar a los candidatos, con baremos que eviten el enchufismo. En esa comisión, que pensaba que tenía que ser plural, ellos decidieron que no iban a participar nunca. En definitiva, esta actitud de colaboración en el PP no la tenemos en el PSOE, las relaciones son inexistentes.

-¿Cuales son las relaciones con La Almoraima?

-Hemos puesto sobre la mesa distintos proyectos que se tienen que poner en marcha en la zona de La Almoraima. Por ejemplo, un camping de turismo rural que ya llevábamos en nuestro programa electoral, en los cuarteles militares en la carretera que pertenecen a La Almoraima. Al principio teníamos una negativa pero después de varias reuniones parece que sí están por la labor, por lo menos para plantear algún proyecto. El mismo general Antonio León, comandante militar del Campo de Gibraltar está promoviendo una propuesta de desarrollo del turismo teniendo como eje temático la defensa del Campo de Gibraltar a lo largo de la historia. Ahí tenemos unos cuarteles militares y un castillo fortaleza. En próximo día 14 tenemos una reunión para articular como vender el turismo en el Campo de Gibraltar. La Almoraima tiene un papel fundamental.

-En pocas semanas se va a inaugurar la depuradora, ¿qué supone para Castellar?

-La nueva depuradora es un paso importante. Somos de la opinión de que hay que reciclar, reutilizar, para que aquellos usos humanos que hagamos no revierta negativamente en el equilibrio medioambiental. Si se recicla y se tratan las aguas residuales estamos disminuyendo la contaminación. Además, hay que incluir el terciario dentro de esta depuradora para conseguir rescatar esa agua para usos como jardín o el proyecto de Valderrama.

-Hablando de Valderrama, ¿en qué situación está el proyecto del campo de golf?

-En fase de tramitación. La Junta debe dar un informe favorable para comenzar a construirse el hotel y las viviendas aledañas. Estamos en una fase bastante avanzada pero faltan algunos permisos para empezar a funcionar. Respecto al campo de golf, en las conversaciones con Jaime Patiño tratamos la reutilización del agua y el autoabastecimiento energético, con placas solares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios