Una operación conjunta se salda con 3.300 kilos de hachís incautados

  • Policía Nacional y Guardia Civil detienen a tres personas que custodiaban la droga

La droga que fue intervenida por la Policía Nacional y la Guardia Civil. La droga que fue intervenida por la Policía Nacional y la Guardia Civil.

La droga que fue intervenida por la Policía Nacional y la Guardia Civil. / e. s.

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se han incautado en una operación conjunta de 3.300 kilos de hachís que estaban ocultos en dos inmuebles en La Línea. Las tres personas que se encargaban de custodiar el estupefaciente han sido detenidas. En los registros practicados en tres viviendas en El Zabal los agentes también hallaron placas de matrícula de embarcaciones y numerosos teléfonos móviles utilizados por las cuadrillas de individuos encargados de alijar la droga en la costa.

Las investigaciones comenzaron a principios de año, cuando diversas informaciones llevaron a los agentes hasta una nave y una vivienda que podían ser utilizadas para almacenar importantes cantidades de hachís desembarcadas en la costa del Campo de Gibraltar.

Los agentes hallan placas de matrícula de embarcaciones y varios teléfonos móviles

A través de los instrumentos de coordinación policial, agentes de ambos cuerpos comenzaron una investigación conjunta y ubicaron de manera exacta los dos inmuebles utilizados para almacenar la droga.

Los investigadores establecieron una estricta y permanente vigilancia en ambas fincas hasta que observaron un inusual movimiento en una de ellas. En una de estas vigilancias, un vehículo emprendió la huida ante la presencia policial y consiguió sortear la persecución de los agentes.

Tras ello, los agentes registraron la nave, ubicada en El Zabal bajo, y hallaron 200 kilos de hachís repartidos en seis fardos de aproximadamente 33 kilos cada uno. Además, localizaron diversas anotaciones de las cantidades que había en el interior de la nave y que, posiblemente, habían sido trasladadas a otro inmueble por razones de seguridad antes de iniciar su transporte hasta su destino final.

En el registro efectuado en la guardería se intervinieron 3.100 kilogramos de hachís repartidos en 95 fardos. Allí policías y guardias civiles arrestaron a dos personas encargadas de custodiar y almacenar la droga hasta su posterior distribución.

Tras realizar diversas gestiones sobre el vehículo fugado, los agentes localizaron otro inmueble, la vivienda habitual de uno de los investigados. Allí hallaron el vehículo huido y, tras realizar el correspondiente registro, se incautaron de numerosos teléfonos móviles que utilizan las cuadrillas de individuos contratados por los narcotraficantes para la recepción y distribución de la mercancía, además de placas de matrícula de embarcaciones. En esa vivienda fue detenida una tercera persona.

Además de los tres detenidos, los agentes han actuado contra otras dos personas en calidad de investigados y han emitido tres requisitorias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios