La lluvia obliga a reubicar los actos del Carnaval en el polideportivo

  • Numeroso público acude para disfrutar de las agrupaciones "invitadas" de Cádiz

Ya lo contábamos ayer, el temporal que azota el Estrecho en general y Tarifa en particular, es simplemente inaguantable. Es por ello que la Comisión de Fiestas se vio obligada a realizar importantes cambios en el programa de ayer domingo para terminar las fiestas de Don Carnal de la mejor manera posible.

La noche del sábado, se consiguió salvar con un buen ambiente por parte de la gente que a pesar de las duras condiciones meteorológicas salió a la calle engalanada con su mejor disfraz. Las chirigotas y comparsas también animaron lo suyo y se pasearon por los diferentes tablaos para regalar coplas al personal.

Tras el pasacalle, la Calzada fue registrando un goteo de personas que contribuyeron a animar la jornada hasta bien entrada la madrugada. Concretamente hasta que cayeron unas tímidas gotas que obligó a suspender el baile en la popular calle Sancho IV. Bien es cierto que eran ya las cinco de la mañana y a pesar del helado viento se consiguió salvar la noche.

Lo que eran tímidas gotas se convirtieron ya con la mañana en aguacero, lo que obligó a improvisar. Una improvisación un tanto estudiada, pues ya se preveía, e tenor de las previsiones, la posibilidad de trasladar al pabellón deportivo cubierto los actos de la jornada del domingo.

Así, sobre la una del mediodía un buen número de personas se concentraron para disfrutar de las agrupaciones "invitadas" de Cádiz. Los primeros en actuar en el polideportivo la comparsa de Quiñones, El mercado Maravilla. Tras ellos, la chirigota del popular Canijo de Carmona, Clínica dental de Nuestra Señora de las Angustias y de los Dolores e Cabeza.

De igual modo, la fiesta infantil fue celebrada en el pabellón en la que no faltaron las marionetas, las parodias de payasos y los juegos que hicieron las delicias de los más pequeños. También se entregaron en el pabellón, los distintos premios de disfraces de las diferentes modalidades.

El Carnaval de Tarifa, con viento y sin él, parece que va tomando nuevos soplos y reinventándose asimismo. Este año, buena parte de la culpa hay que echársela al concejal y su equipo que ha sido receptivo a las sugerencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios