Los ecologistas piden que se realicen análisis de radiactividad en Acerinox

  • Dicen que las cenizas que han provocado fugas en Huelva estuvieron cinco años en la zona

Los grupos ecologistas Agaden y la plataforma ciudadana Rodeados por las fábricas anunciaron ayer que van a pedir al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) un análisis de los niveles de radioactividad que puedan existir en la factoría de Acerinox de Palmones y su entorno.

La petición se efectúa después de conocerse que los residuos contaminados con cesio-137 originados en el accidente de 1998, y depositados en un centro para la recuperación de inertes en Huelva, han tenido fugas según análisis efectuados por ecologistas de Greenpeace, laboratorios independientes y el propio CSN.

Ambos grupos ecologistas recuerdan que las cenizas que ahora permanecen en Huelva estuvieron en la factoría, a la intemperie, durante cinco años hasta que se determinó su destino. Así mismo, solicitan que la prueba del CSN se contraste con otra que realicen técnicos ecologistas de Greenpeace para obtener dos puntos de vista sobre el mismo asunto.

Los ecologistas de Agaden también recuerdan que, en su momento, se recogieron cinco muestras en varios puntos de la comarca -Palmones, Puente Mayorga, La Línea, Guadarranque y Guadacorte- que fueron analizadas en Francia. Según los ecologistas, arrojaron cargas radiactivas que van desde los 74 a 8 bequerelios, algo que consideran "una radiactividad muy grande".

Sin embargo, este grupo asegura que el CSN no tomó muestras en su momento del entorno "para no alertar a la población" y ninguna entidad de la comarca apoyó las investigaciones, lo que resultó determinante para el archivo de la causa.

Esta redacción intentó contactar ayer, sin éxito, con la dirección de Acerinox para que expusiese su punto de vista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios