Un acuerdo de recolocación pone fin a tres días de huelga en el metal

  • Los 11 ex empleados de Liver formarán parte de una bolsa de empleo · Los empresarios lamentan que los paros suponen 3 millones en pérdidas · La refinería de Cepsa estudia pedir daños y perjuicios

Un acuerdo de recolocación pone fin a tres días de huelga en las contratas auxiliares del metal. La Federación de Empresarios del Campo de Gibraltar (FECG) y los sindicatos alcanzaron un consenso en la madrugada del jueves que desconvoca las movilizaciones iniciadas el lunes, cuyo seguimiento había crecido en las últimas horas hasta rozar el cien por cien, según las organizaciones sindicales.

Como ya adelantó Europa Sur, el acercamiento comenzó a fragüarse durante la jornada del martes, con la convocatoria de una reunión de la Mesa de Interlocución Permanente. Tras varios encuentros de las partes en solitario, patronal y sindicatos acordaron la creación de una bolsa de empleo con la que se garantiza la reincorporación al mercado laboral de los 11 antiguos empleados de Liver, motivo que desencadenó los paros el pasado lunes a pesar de que la rescisión de sus contratos se había producido hace algo más de ocho meses.

Los empresarios destacaron que firmar el acuerdo no supone dar la razón a las empresas auxiliares. El secretario de la FECG, Fernando Gil, anunció que la huelga ha supuesto unas pérdidas superiores a los tres millones de euros y que los sindicatos aprovecharon la situación de parada en que se encontraba la refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa para hacer presión. Esta empresa ha comunicado a alguna de sus empresas auxiliares la intención de exigir daños y perjuicios por los paros laborales.

El acuerdo en sí, materializado en la bolsa de empleo, fija cinco condiciones. La primera de ellas es que su vigencia mínima será hasta el momento en que se logre la reinserción de los empleados de Liver. Así, las partes se comprometen a que los trabajadores afectados sean recolocados en otras empresas auxiliares que prestan sus servicios dentro de la Asociación de Grandes Industrias (AGI). En el caso de que las contrataciones sean temporales, estos once trabajadores tendrán derecho preferente para ocupar las vacantes que se creen en el sector. En cualquier caso, deberán ser contratados antes del 14 de diciembre.

Así mismo, el acuerdo establece la creación de un coordinador para la bolsa de empleo mientras que los trabajadores que la integren se comprometen a recibir formación en las actividades profesionales que demanda el sector industrial de la comarca.

Las valoraciones entre los sindicatos y empresarios transmitidas durante la jornada de ayer volvieron a ser opuestas. El secretario comarcal del Metal de la UGT, Juan José Villalba, consideró que la solución al conflicto "es el mejor posible con tres días de huelga" ya que permite seguir haciendo uso de la Mesa de Interlocución Permanente para recolocar a los empleados despedidos y aportar una estabilidad laboral al sector. "El acuerdo ha sido ratificado por los trabajadores despedidos en una asamblea realizada en la noche del miércoles a las puertas de Acerinox", expuso Villalba.

Fernando Gil, por su parte, destacó que los sindicatos han recurrido nuevamente a abusar de la estrategia de la presión para alcanzar sus objetivos. "Pedir estabilidad laboral para los trabajadores cuando por otra parte se contribuye a la mayor inestabilidad de las empresas auxiliares del metal de toda España está fuera de toda lógica", apuntó. Gil recordó que no hay otra zona industrial en España donde las empresas soporten el mismo grado de presión que en el Campo de Gibraltar. "Más allá de una voluntad sindical para corregir dicha tendencia, constatamos un incremento alarmante de la conflictividad laboral", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios