Lucía Galán Bertrand. Pediatra

"Veo a los papás más implicados, vamos avanzando a mejor"

  • La autora del blog 'Lucía mi pediatra' imparte en el Teatro Florida el taller 'Educar desde la tranquilidad', organizado por el Colegio de Médicos

La pediatra Lucía Galán antes de su intervención de ayer en Algeciras. La pediatra Lucía Galán antes de su intervención de ayer en Algeciras.

La pediatra Lucía Galán antes de su intervención de ayer en Algeciras. / Erasmo Fenoy

-ayer estuvo en Algeciras y hoy estará en Cádiz para impartir el taller 'Educar desde la tranquilidad', ¿realmente es posible hacerlo en este mundo tan acelerado en el que vivimos?

-Sí, claro que es posible. Es verdad que lo tenemos complicado, porque vamos todos como pollo sin cabeza, pero tenemos que tomar conciencia de la responsabilidad tan grande que tenemos entre manos; que tenemos unas personitas que nos están mirando todo el día, viendo lo que hacemos, cómo lo hacemos, cómo nos comportamos, cómo gestionamos todos los problemas que van surgiendo..., y si tenemos unos niños con padres tranquilos, pues serán adultos tranquilos. Creo que esto es un legado muy importante que le podemos dejar a nuestros hijos y que depende única y exclusivamente de nosotros.

-¿Y cómo se hace? Imagino que en el taller dará ciertas claves, ¿puede contarnos algunas?

-Primeramente, tenemos que explicar a los padres cómo funciona el cerebro de los niños, cómo se va desarrollando con el paso de los años, para que comprendan que los niños no son adultos en pequeño y que no podemos tratar a los niños como si fueran miniadultos porque su cerebro no funciona igual. Entonces, estamos buena parte del taller abordando ese crecimiento y ese despertar que ellos tienen desde el punto de vista neurológico, y cuando llegamos al momento de los límites, de las rabietas, de cómo gestionar esas situaciones más estresantes en el día a día, pues se ve desde otra perspectiva. Hace falta bajar a su cerebro, que es mucho más emocional; ellos no utilizan la razón y el autocontrol como nosotros, esa parte del cerebro no está desarrollada cuando nacen. Ellos funcionan básicamente con el sistema límbico y el amigdalar, que es una parte del cerebro mucho más emocional e impulsiva. Entonces, desde nuestro cerebro racional no podemos gestionar las rabietas porque no vamos a conectar nunca con su parte emocional. Tenemos que bajar a las profundidades, a nuestra parte más instintiva y más primaria, para intentar sacarles de ese conflicto que están ellos viviendo. Y eso pasa por tener unas nociones básicas de cómo se va formando su cerebro y cómo se van a ir comportando, y una vez que tienes esos conocimientos, ese tipo de conflictos que aparecen casi a diario en cualquier casa, se gestionan de una forma mucho más tranquila.

-Debido a su blog y luego a sus colaboraciones en el programa Saber Vivir de TVE, se ha convertido en una pediatra muy popular. No sé si cuando creó su blog pensó que iba a tener tanto éxito.

-No, nunca. En la vida. De hecho, creé el blog inicialmente para mis pacientes, para que tuvieran recogida en una página web toda la información que normalmente entregaba en papel, y que así yo no tuviese que estar imprimiendo las hojitas cada día con los consejos. Luego, con el paso de los meses, de muy pocos meses, los distintosposts se empezaron a viralizar y empecé a tener miles y miles de visitas, alcanzando un millón de visitas en tres o cuatro meses, y entonces ya me di cuenta de que esto se estaba haciendo grande y de que tenía una responsabilidad importante entre manos, porque ya me estaba leyendo mucha gente.

-Imagino que esto le habrá llevado a ampliar los contenidos del blog. ¿A quién va dirigido ahora?

-Sí, ahora está dirigido a todas aquellas personas que conviven con niños: padres, madres, abuelos, cuidadores, profesores, maestros... Y a parte de artículos de pediatría, también hay muchos de inteligencia emocional, de experiencias personales con mis propios hijos, de mi propia maternidad, hay también desmentidos de distintas noticias que saltan a las redes sociales y a veces tengo la necesidad de dejar las cosas claras, hay también consejos de lecturas..., hay mucha información.

-¿Las mujeres siguen siendo las que dedican más tiempo a los hijos o nota que están cambiando las cosas en este sentido?

-Se va notando un cambio lento, pero se va notando. Aun así, es verdad que el mayor porcentaje de lectoras de mi blog siguen siendo mujeres y normalmente las que buscan la información mayoritariamente son mujeres. Pero sí que es verdad que yo cada vez veo a los papás más implicados, más interesados: también leen, preguntan, se preocupan igualmente..., o sea, que yo creo que vamos avanzando a mejor, sin duda.

-Usted es una gran defensora de la vacunación infantil, ¿qué le dice a los padres que siguen sin querer vacunar a sus hijos?

-Pues antes de decirles nada, les pregunto qué les ha llevado a tomar esa decisión. Porque la inmensa mayoría de las veces son ideas bastante vagas y me cuesta poco desmontar los argumento. O sea, inicialmente les escucho mucho todo lo que tienen que decir y vamos desgranando uno a uno sus argumentos, siempre con respeto, con mucha empatía, intentando ponerme en su lugar. Son familias de las que no puedes esperar un cambio en una única visita ni en dos, te lo tienes que tomar con mucha tranquilidad y generalmente te ganas su confianza con el paso del tiempo, cuando sus hijos empiezan a tener alguna enfermedad o algún problema y ellos ven que tú estás ahí, que pueden contar contigo, que les vas solucionando las dificultades con las que se van encontrando. Y en cada visita, tienes que intentar abordar el tema, pero con mucha cautela. Y mi experiencia, la mayor parte de las veces, es positiva. Pero con tiempo. Hace falta tiempo, empatía, respeto y también una buena dosis de autocontrol, porque a veces te encuentras con determinados argumentos que tienes que parar cinco minutos antes de contestar. Si quieres convencerles, esto es una carrera de fondo.

-Es madre de dos hijos. Además de su trabajo, tiene el blog, participa en la tele, ha escrito tres libros e imparte charlas, talleres y conferencias, ¿cómo le da tiempo a todo?

-Pues voy reestructurando mi vida; cada tres o cuatro meses voy haciendo cambios en función de los acontecimientos. Tengo muy claras cuales son mis prioridades, tengo muy claro qué líneas no voy a traspasar, y ese tiempo es irrenunciable. Entonces, a lo largo de estos tres años y medio que llevo en este mundo, ha habido ferias del libro, conferencias, talleres, firmas, muchos viajes..., y he tenido que reestructurar mi vida profesional y personal. Dejé de hacer guardias hace dos años y me quedé solo con la consulta, eso me ha permitido disponer de mucho más tiempo libre y, bueno, voy un poco improvisando. Soy una mujer bastante flexible, no me gustan nada los 'para siempre', los 'nunca' o 'esto tiene que ser así toda la vida', entonces, si veo que algo no me funciona o no encaja, pues prescindo de ello. Y voy funcionando así: si tengo un proyecto nuevo, como el tiempo es el que es, pues tengo que dejar otro, manteniendo siempre la parcela de mi familia intocable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios