Tarifa busca captar turistas del norte de Marruecos con tapas y patrimonio

  • Catorce bares ofrecerán creaciones especiales, incluyendo productos halal, durante los sábados de la temporada baja

  • El público objetivo, viajeros en tránsito hacia la Costa del Sol

Tarifa busca en Marruecos nuevos perfiles de turistas para desestacionalizar el sector. El Ayuntamiento de la localidad perfila junto a varias empresas locales un proyecto que persigue atraer a visitantes del país norteafricano con la gastronomía como principal aliciente.

La entidad local mantiene un grupo de trabajo junto a la Asociación Gastronómica y la Asociación de Empresarios de Tarifa que trabaja en el diseño de un nuevo producto turístico basado en una jornada de visita a la ciudad y degustación de tapas especiales con una quincena de bares y restaurantes ya implicados.

Es una oportunidad de crear una actividad para un público que ya pasa por nuestro puerto"

Junto a estas entidades, participan en la iniciativa la naviera FRS -que une las localidades de Tarifa y Tánger en apenas 35 minutos con ferris rápidos y directos al núcleo urbano tangerino- y el mayorista Jumbotours. El público objetivo de este producto está definido e incluso ya pasa por la Tarifa. "Se trata de profesionales liberales y personas de clase media-alta que viajan con frecuencia desde el norte de Marruecos hacia Andalucía, principalmente hacia la Costa del Sol, para pequeñas estancias o para fines de semana donde realizan compras y también gasto en hostelería por ser un aspecto que les atrae especialmente. Por su perfil, algunos incluso tienen segundas residencias en España. La idea es captar este tráfico que atraviesa por el Puerto de Tarifa para que no pase de largo", detalla Lucía Jiménez, técnico de la concejalía de Turismo de Tarifa.

Estos viajeros proceden de ciudades marroquíes como Tánger o Rabat, que buscan en el Sur de Europa una experiencia de ocio, compras y gastronomía que no se encuentran aún en el país vecino.

El mes de abril será el banco de pruebas. El grupo de trabajo espera que durante los próximos cuatro sábados los 14 bares de la localidad que se han embarcado en el proyecto ofrezcan a los grupos tapas especiales al precio de un euro. Serán tapas sin cerdo y, en el caso de contar con productos cárnicos en su elaboración, tendrán garantía halal (rito de sacrificio conforme a la religión islámica). El equipo trabaja ahora en organizar posibles recepciones al grupo de turistas a su llegada en el ferry de FRS, bien viajen a título individual o hayan concertado el sábado de tapas con el mayorista con precio cerrado para el pasaje del barco. Los bares se encuentran todos cerca del recinto portuario, mayoritariamente en el corazón del casco histórico Tarifa, lo que aporta el entorno como elemento patrimonial visitable mientras se degustan las creaciones o incluso para efectuar compras.

"Vamos a empezar este mes y queremos mantener la iniciativa en pruebas hasta mediados de mayo, cuando comienza el Ramadán. De esta forma, podremos efectuar una primera evaluación, afinar el producto y retomarlo a partir del 15 de septiembre una vez que haya concluido el trasiego de viajeros de la Operación Paso del Estrecho", destacan los técnicos municipales.

El concejal de Turismo, Sebastián Galindo, se muestra muy ilusionado con la iniciativa por suponer una oportunidad para atraer a un sector diferente de público, con un buen nivel adquisitivo en este caso, y complementario al que ya recibe Tarifa por el turismo deportivo y de costa. "Para nosotros es una oportunidad muy buena de crear una actividad para un público que ya pasa por nuestro puerto. Se trata de aprovechar la proximidad del territorio y conformar un producto que resulta fabuloso para la temporada baja", destaca Galindo. Porque, además de las tapas del sábado y el paseo por el centro, la idea permite igualmente ofertar a los interesados alojarse en Tarifa o visitar espacios con encanto como el conjunto arqueológico de Baelo Claudia o los observatorios de aves y la almadraba (en temporada).

Desde la naviera FRS, el proyecto supone una opción para elevar el uso de la conexión marítima entre septiembre y mayo con posibles interesados al margen del flujo de viajeros que embarca con coche para desplazarse hasta la Costa del Sol.

Ya existen productos similares a la inversa, que ofertan excursiones guiadas a Tánger, Asilah y Tetuán por un precio cerrado. En el caso de las rutas a Tánger, las de conexión directa, están tematizadas para conocer la ciudad, con visitas culturales o para realizar compras. "Queremos crear productos interesantes para la zona de Tarifa y Algeciras. Buscamos ofrecer algo diferenciado a lo que ya tienen en la Costa del Sol. Es un turismo que ya existe, por lo que se pretende aprovecharlo", ratifican fuentes de la naviera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios