El SUP alerta de la falta de seguridad en los CIE por la escasez de personal

  • Denuncia que en Algeciras hay un policía por cada diez internos, que han conmutado una pena judicial por la expulsión

  • Tampoco se cumple la normativa de riesgos laborales, afirma

Llegada de 32 migrantes al puerto de Tarifa, ayer, tras ser rescatados de una patera. Llegada de 32 migrantes al puerto de Tarifa, ayer, tras ser rescatados de una patera.

Llegada de 32 migrantes al puerto de Tarifa, ayer, tras ser rescatados de una patera. / a.carrasco ragel/efe

Las condiciones de alojamiento de las personas que residen temporalmente en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Algeciras y Tarifa no son las únicas deficiencias que presentan estas instalaciones. Según se encargó de recordar ayer el Sindicato Unificado de Policía (SUP), en ella desempeñan su labor diariamente policías, sanitarios o personal de limpieza, trabajadores que también se ven perjudicados por unos centros que "no cumplen las condiciones de seguridad y salubridad necesarias". Y en los que, denuncia el SUP, el déficit de personal "impide garantizar la seguridad de los policías y de los propios internos".

El sindicato policial ha alertado en numerosas ocasiones sobre las condiciones laborales de los agentes que prestan servicio en ellos. Para empezar, por esa falta de personal suficiente para cubrir las necesidades de unos espacios en los que residen decenas de personas durante un máximo de 60 días. Según explica el portavoz comarcal del SUP, Antonio Olivencia, la ratio de policías puede ser de uno por cada 10 internos en el caso de Algeciras y de uno por cada 20 o 25 internos en el de Tarifa. Los policías no van armados y carecen de chalecos. Y en el caso de Algeciras, recuerda Olivencia, los internos (masculinos) son personas que han conmutado sus penas judiciales por una expulsión del país, que esperan en el CIE. Motivo por el que los policías no comparten algunas de las propuestas que hace la juez de Algeciras como la supresión de rejas y mamparas de cristal en las visitas. "Eso no se puede hacer en Algeciras", asegura. En Tarifa la situación es distinta, con un grupo de internos compuesto fundamentalmente por migrantes que llegan en pateras, pero también tienen a su cargo a un colectivo que aunque no es de presos carece de libertad de movimiento, recuerda.

Las críticas del SUP también inciden en las condiciones laborales de los policías durante su trabajo diario. Para la comisión ejecutiva provincial del sindicato "se está incumpliendo numerosa normativa vigente" en relación a riesgos laborales, seguridad y salud. Las condiciones en las que desempeñan sus funciones los policías (y residen los internos) son deficientes. En el CIE de Algeciras el sistema de climatización no funciona y la instalación eléctrica es defectuosa; además, hay zonas de humedad en las paredes y ventanas, mostrando incluso moho y generando por tanto "riesgos respiratorios para los policías allí destinados".

Los agentes, prosigue el SUP, carecen de espacio idóneo y margen de tiempo para llevar una alimentación adecuada, siendo muchos días la comida "un bocadillo frío y a deshoras, que en muchas ocasiones comparten con los internos", a los que además "en un acto de humanidad, en no pocas ocasiones, les facilitan comida o ropa, supliendo así las carencias que deberían de cubrir las administraciones pertinentes".

El SUP critica "el olvido y la pasividad" de la Administración ante estas denuncias. De hecho, a veces ni siquiera las contesta, aseveran. Ello a pesar de que es "la única responsable de adoptar las medidas necesarias para que los lugares y equipos de trabajo garanticen los derechos, la seguridad y la salud de los internos y funcionarios". Y del resto de los trabajadores, remarcan.

El sindicato hace especial hincapié en este aspecto después del auto de la juez del Juzgado de Instrucción número 1 de Algeciras, que reclama la ejecución de una serie de mejoras directamente a los directores de los CIE, dos policías. "Ellos no tienen capacidad de ejecutar mejora alguna", explica Olivencia, esa demanda debería dirigirse a la Administración. Por ello, la Policía Nacional tiene la intención de recurrir el dictamen judicial, "no por desacuerdo con las medidas solicitadas, sino porque se le han pedido a dos funcionarios que ni pinchan ni cortan".

Pero que sí llevan años trabajando para la mejora de los centros, recuerda el portavoz del SUP, incluidas algunas de las actuaciones solicitadas por la juez. La directora del CIE de Algeciras "lleva meses pidiendo el arreglo de una pequeña pista deportiva que tienen allí", precisamente una de las carencias apuntadas en el auto. Mientras que el director de Tarifa ya ha solicitado anteriormente que se eleven las mamparas que separan los servicios para que tapen totalmente a los internos.

"Exigimos que las modificaciones relativas a las deficiencias existentes en los CIE sean denunciadas, abordadas y solventadas por las instancias oportunas de una manera general y no sesgadas", concluye el sindicato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios