día del trabajo

Un 1 de mayo color violeta

  • La reivindicación feminista y contra la violencia machista se refleja en la marcha del día 1 l Dos manifestaciones congregan a cientos de personas

Imagen de la manifestación del 1 de mayo en Algeciras. Imagen de la manifestación del 1 de mayo en Algeciras.

Imagen de la manifestación del 1 de mayo en Algeciras. / Erasmo Fenoy

Comentarios 1

Más igualdad, mejor empleo, mayores salarios y pensiones dignas. Bajo esas cuatro reivindicaciones varios cientos de personas se concentraron en el mediodía de ayer en el centro de Algeciras para conmemorar, un año más, el Día del Trabajo. Un 1 de mayo al que el Campo de Gibraltar suma otras reclamaciones, como la de presupuesto para la renovación de la línea Algeciras-Bobadilla, un plan de empleo para una comarca con elevados niveles de paro o una mejora sustancial de un área sanitaria con una alarmante falta de especialistas. Tampoco quedó atrás el fenómeno de la inmigración, de las personas que mueren cruzando el Estrecho en un drama que "tiene que terminar".

Pero, por encima de todo, este Día del Trabajo lucía este año un innegable color violeta. La fuerza de las reivindicaciones feministas del 8 de marzo, cuando miles de mujeres salieron a la calle en demanda de igualdad, protagonizó ayer parte de los discursos de unos sindicatos que se sumaron a una movilización social sin precedentes. "Tras la demostración de fuerza y coraje realizada por nuestras compañeras el pasado 8 de marzo, nadie con dos dedos de frente se atreve a cuestionar la necesidad de atajar la brecha salarial, de acabar con la discriminación de la mujer y de combatir la lacra que supone la violencia machista", destacaba en la Plaza Alta el secretario comarcal de CCOO, Manuel Triano. Unos días después de que las calles volviesen a llenarse contra de la sentencia de La Manada, los sindicalistas se sumaban a esa reivindicación con gritos de "no es abuso, es violación". Asimismo, se recordó a las ocho mujeres afectadas por el accidente del 100% Fun en Tarifa, "que perdieron su vida y su salud por ser jóvenes y precarias".

Es el año violeta, pero también el de los pensionistas, que tomaron la calle en una movilización inesperada y sin precedentes con la que consiguieron colocar la situación de las pensiones en primera línea de la agenda política. O de las plataformas sanitarias, que también alejadas de sindicatos y otras organizaciones han conseguido movilizar a miles de personas en toda Andalucía. Muchas más de las que son capaces de mover las centrales sindicales, que son conscientes de ello.

En el año de la reivindicación social, los sindicatos llaman a aprovechar esa marejada. El secretario general de UGT en el Campo de Gibraltar, Ángel Serrano, apuntaba la necesidad de transformar esa fuerza social en acciones concretas. Y lanzaba un aviso preelectoral: "Vienen las elecciones municipales y en ellas hay que apoyar a los partidos que están con la igualdad". En la manifestación había, como es tradicional, representación del PSOE y de IU, los partidos hermanos.

No faltó un recuerdo a los cuerpos de seguridad que "con más voluntad que medios" luchan contra el narcotráfico, destacó Triano. Ni la demanda de un refuerzo de la Inspección de Trabajo y "más multas", recordó Serrano. O la derogación de la reforma laboral.

La marcha se disolvía poco después de la una de la tarde en la Plaza Alta. Una hora antes había partido de ella la otra manifestación, convocada por CGT con la participación de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y de representantes de Podemos y en la que las camisetas violetas también recordaban que este año es especial. En este caso, la marcha recorrió las calles del centro en dirección a la Plaza de Andalucía. Mientras las manifestaciones comarcales se desarrollaban en Algeciras, en La Línea se producía la ofrenda floral en el monumento al trabajador transfronterizo, con un significado especial ante la incertidumbre que aún rodea las negociaciones del Brexit.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios