Comarca

La Policía desmonta dos radares usados por una red de narcos para vigilar la costa

  • El sistema estaba instalado en una casa frente a la playa de Levante de La Línea para seguir a las patrullas y avisar de los mejores momentos para alijar droga

  • Hay al menos seis detenidos

La Policía Nacional desmanteló ayer en La Línea un sistema de radares y cámaras supuestamente utilizados por una red de narcotraficantes asentada en la ciudad para hacer una contravigilancia en la playa de Levante. El dispositivo estaba colocado estratégicamente en el litoral para eludir el patrullaje que las fuerzas de seguridad realizan continuamente sobre esta zona, sensible por ser un enclave habitual para alijar droga y tabaco de contrabando.

La intervención del Cuerpo Nacional de Policía comenzó a las 8:00 en las barriadas de San Bernardo y La Atunara. Durante toda la mañana, los agentes entraron en varias viviendas del Paseo del Mediterráneo (cuyas viviendas dan a la playa de Levante) y de la calle San Fernando (ubicada justo detrás). Para ello cortaron la vía de servicio que discurre paralela a la avenida (calle Guadacorte) con un furgón policial y mantuvieron agentes desplegados en las inmediaciones, donde se agolparon varios curiosos.

Según pudo saber Europa Sur, el operativo se saldó con al menos seis detenidos, entre los que se encuentra una persona que -según la investigación en curso- sería la encargada del control de los equipos instalados en una vivienda del Paseo del Mediterráneo para observar la playa. El dispositivo de rastreo de los narcos estaba compuesto por dos radares de alta tecnología programados para monitorizar el paso de las lanchas del Servicio Marítimo de la Guardia Civil y de los coches de la Policía Nacional.

Además de esta infraestructura, los agentes se hicieron con una elevada cantidad de dinero en metálico, varias armas de fuego, vehículos todoterreno y cuatro embarcaciones neumáticas.

Las redes delictivas del narcotráfico y del contrabando realizan habitualmente labores de seguimiento de las lanchas y los coches patrulla utilizando personas, los llamados "puntos" en el argot, que son desplegados a lo largo de varios kilómetros y en lugares estratégicos para cubrir un espacio determinado.

Estas personas, que conforman el escalafón más bajo de las redes ilegales, avisan a través de teléfonos móviles o walkie talkies a otros miembros del grupo cuando pasan las lanchas de la Guardia Civil o del momento en que la costa se encuentra sin aparente vigilancia y, por tanto, existe vía libre para desembarcar un alijo (generalmente traído en lanchas neumáticas procedentes de Marruecos) mientras en tierra se despliegan los porteadores con vehículos para recoger los fardos o cajas de tabaco.

La actuación de ayer fue desarrollada por agentes de la Comisaría de La Línea apoyados por unidades de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR). Fuentes policiales explicaron que la intervención se mantiene abierta, por lo que no aportaron detalles sobre si en estos registros, además de los equipos desmantelados e incautados, se hallaron sustancias estupefacientes o tabaco.

La intervención se ha desarrollado después de que la Policía Nacional desmantelara hace unos días un grupo dedicado al narcotráfico en cuatro operaciones que se saldaron con 11.428 kilos de hachís y la recuperación de 10 vehículos todoterreno. Estas intervenciones se realizaron durante los días 6 y 9 de enero, según informó el Cuerpo Nacional de Policía la semana pasada, y además concluyeron con la detención de una persona que fue enviada a prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios