L Nuevo vertido a la Bahía

El 'New Flame' se parte en dos y Gibraltar prevé que se hunda

  • Caruana explica que la aseguradora contratará esta semana a una empresa que retire los restos del barco · El Gobierno del Peñón niega que los vertidos registrados en la bahía procedan del chatarrero

Comentarios 6

El ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, ha confirmado que el temporal y las fuertes lluvias han tenido como consecuencia que el buque New Flame se parta completamente en dos y por lo tanto la posibilidad de que la popa se hunda está más patente que nunca, después de que la proa del barco se sumergiera el pasado mes de agosto.

Caruana explicó, en una rueda de prensa ofrecida en Convent Place, que aunque la popa se hunda y se deposite sobre el primer nivel del arrecife que hay justo debajo del naufragio, todavía serían visibles la chimenea, planta y media y el puente del barco, a menos que el casco se mueva lateralmente sobre las aguas y caiga a otro nivel, cosa que de momento es poco probable, según el Gobierno gibraltareño.

De momento, el remolcador de salvamento Fotiy Krylov, el más grande del mundo, seguirá sujetado al buque chatarrero hasta que se sumerja la sección trasera del barco y se quede asentada en el fondo marino de la bahía.

El Gobierno del Peñón aseguró ayer en varias ocasiones durante la rueda de prensa que no hay peligro de que haya algún tipo de vertido pero aún así, todos los recursos necesarios para afrontar una situación de esas características han sido desplegados. Recordó que todo el fuel había sido extraído y los tanques permanecen sellados. Además indicó que si se producen algunos escapes "serán pequeños y se tratará de carburante de la sala de máquinas".

Caruana también señaló que "dado el interés que sobre este asunto existe en España y la comprensible preocupación del Gobierno español de evitar cualquier contaminación de las costas españolas, las autoridades españolas han sido informadas. Ha habido y sigue habiendo una estrecha colaboración entre las autoridades de Gibraltar y España en este asunto".

El primer ministro agradeció al Ejecutivo español que haya dispuesto los remolcadores Salvamar y Cervantes por si fueran necesarios.

Peter Caruana explicó que la retirada de los restos del buque está pendiente de que la popa se pose en el fondo y de que la compañía aseguradora contrate esta semana a una empresa de salvamento que se encargue de realizar esta operación, que durará entre dos y tres meses.

El ministro principal insistió en que además del personal del puerto del Peñón, el Gobierno ha sido asesorado por las empresas de salvamento más importantes del mundo y no quiso hacer ninguna declaración sobre las críticas que ha recibido su gestión en este asunto desde el lado español de la Verja, tan sólo apostilló que "todo el que quiere puede hacer comentarios, pero sólo se logra marear a los ciudadanos con declaraciones de inexpertos. No pienso contestar a las barbaridades que han dicho las pequeñas autoridades del Campo de Gibraltar".

Caruana apuntó que su Gobierno ha transmitido "información al dedillo" y que la colaboración ha sido "constante" y por eso el Gobierno de España, la Junta de Andalucía y la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) "tienen una relativa tranquilidad, no es que no les importe, es que saben que hacemos todo lo técnica y humanamente posible".

Sobre los vertidos de hidrocarburo que se han registrado en la playas de la bahía de Algeciras a raíz de la rotura en dos del buque New Flame, la máxima autoridad de Gibraltar sentenció que no se han producido vertidos pesados y añadió que desde que tuvo lugar el naufragio del chatarrero ha habido una tendencia a culpar al buque New Flame de todos los vertidos que se han producido pero éstos también se dieron antes de agosto.

"No tenemos constancia de vertidos contaminantes", sentenció Peter Caruana.

46 personas limpian las playas de El Rinconcillo y Getares

La Junta de Andalucía activó ayer el Plan Territorial de Emergencias de la provincia para coordinar el dispositivo de limpieza y retirada de residuos de los hidrocarburos que aparecieron en las playas algecireñas de El Rinconcillo y Getares. El de ayer fue el tercer día de vertidos que, aunque dispersos, se repartían entre la playa de La Concha y la zona del restaurante Bernardo.

El comité asesor del Plan de Emergencias, reunido en la sede de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, decidió que a las 26 personas que ya estaban trabajando en la zona del Ayuntamiento de Algeciras y Tragsa (empresa del Ministerio de Medio Ambiente), se les uniesen otras 20 procedentes tanto de la empresa pública de la Consejería de Medio Ambiente, Egmasa, como de Tragsa. Todos ellos hacían frente a las duras condiciones meteorológicas que se registran en la comarca desde que el pasado viernes comenzara a llover.

El Gobierno andaluz informó que será Egmasa la empresa que se haga cargo del traslado de los residuos a vertederos.

Aunque en un principio se había movilizado al helicóptero del Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA) para que inspeccionara el litoral, finalmente se optó por enviar a equipos de tierra debido a que las intensas lluvias dificultan el acceso del aparato. Además, en las dos playas se encuentras dos unidades navales y aéreas de Salvamento Marítimo, así como personal del Ayuntamiento de Algeciras, que está retirando el hidrocarburo que llega a la costa, mezclado con restos del fuerte temporal de estos días.

El comité asesor del Plan de Emergencias estuvo presidido por el delegado del Gobierno andaluz en Cádiz, José Antonio Gómez Periñán, y contó con la presencia del coordinador de la Administración General del Estado en el Campo de Gibraltar, José Andrés Hoyo, el alcalde de Algeciras, Tomás Herrera, el presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA), Manuel Morón, el capitán marítimo del puerto de Algeciras, Alfonso Marquina, y el jefe de la Demarcación de Costas de Cádiz, Federico Fernández, y diversos técnicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios