La Línea honra a su patrona

  • Cientos de ciudadanos acompañan a la Virgen en su recorrido por el centro de la ciudad · El padre Viso, canónigo de la catedral de Cádiz, oficia la Misa Mayor previa al desfile junto a otros sacerdotes

Cientos de ciudadanos linenses se congregaron un año más en el centro de la localidad para ver la salida en procesión de su patrona, la Inmaculada Concepción.

A diferencia del año pasado, cuando la lluvia amenazó con ensombrecer el recorrido de la Virgen por las inmediaciones de su templo y obligó a recortar el itinerario del rosario de la aurora, el día de ayer despertó muy soleado aunque frío y ventoso.

Antes de la procesión, la parroquia de la Inmaculada acogió a las once de la mañana la Misa Mayor, que estuvo encabezada por el padre Viso, canónigo de la catedral de Cádiz, al que acompañaron los sacerdotes del municipio. A esa hora, los ciudadanos empezaban a concentrarse en la plaza de la Iglesia, deseosos de ver una vez más a la patrona a la salida del templo.

El esperado inicio de la procesión no se produjo hasta las doce y media del mediodía. En primer lugar, aparecieron los representantes de las cofradías de penitencia y gloria por orden de antigüedad y, a continuación, la reina juvenil y algunas integrantes de su cortejo.

Les seguían los hermanos mayores y una amplia delegación municipal formada por los concejales del equipo de gobierno del PP Juan Montero, Francisco Muñiz, Alfonso Escuadra, María Teresa García Mellado y Francisca López y los socialistas Miguel Tornay, Manuel Barros y Ana María Morales. Justo detrás, el comisario del Cuerpo Nacional de Policía, Ángel Lozano, y un representante de la Guardia Civil.

También participaron en el desfile el párroco de la Inmaculada, Juan Valenzuela, y el presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Juan Francisco García Medina. Junto a ellos estuvieron el concejal Gabriel Gonzálvez en calidad de alcalde accidental ante la ausencia de Juan Carlos Juárez y todos los sacerdotes que habían oficiado la misa.

Una vez que todos estuvieron situados, la Virgen de la Inmaculada, dirigida por los capataces Enrique Moreno, reciente Nazareno de Plata, y Racundo Guerrero, comenzó su recorrido entre fuertes aplausos de las personas congregadas en la plaza de la Iglesia y acompañada por el repicar de las campanas y el himno español, interpretado por la banda municipal de música. Quedaban sólo cinco minutos para la una de la tarde.

La patrona, engalanada con hermosos claveles blancos y custodiada por cuatro agentes de la Policía Local, dirigió entonces sus pasos, portada por una cuadrilla de costaleros de varias hermandades, a la calle Padre Rodríguez Cantizano, a la que siguieron Sol, Clavel, Real y de nuevo la plaza de la Iglesia.

Durante la procesión, que llegó a su fin en torno a las dos y media de la tarde, la banda municipal de música también interpretó el himno de la patrona, Coronación de la Macarena, Hermano costalero, Pasan los campanilleros, Caridad del Guadalquivir, Callejuela de la O y Macarena, entre otras.

La gente se dispersó entonces rumbo a bares y cafeterías para seguir disfrutando de una jornada festiva que puso punto y final a las celebraciones patronales de 2007.

Los actos en honor de la patrona de La Línea de la Concepción arrancaron el pasado 24 de noviembre en el santuario de la Inmaculada con la quinta edición del pregón de Exaltación a la Virgen, que corrió a cargo de José Enrique Díaz Ruiz, previa presentación de María José Otero Cernadas. Ofreció José Enrique Díaz un sentido y emocionado pregón que puso de manifiesto su ya dilatada experiencia en estas lides.

Por otro lado, el 1 de diciembre se procedió al encendido del alumbrado extraordinario y, ya por la noche, tuvo lugar en el Teatro Municipal La Velada un concierto a cargo de la banda municipal dentro del Ciclo de Música Santa Cecilia.

Los actos continuaron el 3 de diciembre con la celebración, también en el teatro Velada, del Día de la Discapacidad por parte de la asociación Asansull con la colaboración de la Fundación Municipal de Cultura. Esta celebración incluyó la representación de una obra de teatro por parte de personas discapacitadas.

Ya el día 5, el Museo del Istmo acogió la inauguración de la tradicional exposición de dioramas que cada año organiza la Asociación Belenista Bethleem.

Este año, la cita es doblemente especial porque además del Belén y la muestra de dioramas, todos aquellos que se acerquen al Museo del Istmo podrán disfrutar también de una colección de pintura bizantina que ha realizado Miguel Valdayo. La exposición se compone de ocho pinturas de estilo bizantino y otra renacentista.

Por otra parte, el santuario de la Inmaculada acogió el viernes al mediodía el rezo del Ángelus y la ofrenda floral de los ciudadanos e instituciones a la Inmaculada, uno de los actos más bonitos y simbólicos de las fiestas patronales. Por la tarde, hubo una misa presidida por la Hermandad de Gloria de la Inmaculada Concepción y, a continuación, una Vigilia Mariana para todos los linenses y la consagración de los jóvenes a la patrona.

Finalmente, a las doce de la noche, tuvo lugar en los jardines municipales la salve y consagración de las familias linenses ante el monumento de la Inmaculada Concepción que existe en este enclave.

Ayer, además del desfile procesional, en el Club de Petanca Santa Bárbara se celebró la séptima edición del Trofeo Inmaculada Concepción, cuya organización contó con la colaboración del Instituto Municipal de Deportes (IMD).

4

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios