La Junta se plantea suspender temporalmente las clases en el colegio Andalucía de Algeciras

Parte exterior del colegio Andalucía Parte exterior del colegio Andalucía

Parte exterior del colegio Andalucía / Jorge del Águila

La Junta de Andalucía se plantea suspender durante varios días las clases en el colegio Andalucía de Algeciras, que ayer sufrió el levantamiento de más de 600 metros cuadrados de la tela asfáltica del tejado a causa del temporal de viento, lluvia y fenómenos costeros que azota la ciudad. Según ha explicado el alcalde, José Ignacio Landaluce, “se calcula que para ordenar la situación harán falta unos diez días una vez que haya mejorado el tiempo, por lo que la Delegación Territorial de Educación de la Junta trabaja ya con la dirección y el AMPA del centro y el Ayuntamiento en la posibilidad de suspender temporalmente las clases ante la dificultad para redistribuir a los alumnos en otros centros”.

Tras la pérdida del aislante de la mayoría de la superficie del centro educativo se están produciendo filtraciones severas en la planta superior del edificio con los consiguientes daños provocados al material escolar, que está siendo recogido y guardado por operarios municipales para su preservación.

El alcalde de Algeciras ha visitado esta mañana el colegio de Educación Infantil y Primaria “Andalucía” para supervisar los trabajos que el Ayuntamiento, en coordinación con la Junta, está acometiendo para paliar los daños. Durante la visita ha estado acompañado por la delegada de Educación, Laura Ruiz; el coordinador de Educación de la Subdelegación de la Junta, Francisco Gil;y la directora y el jefe de Estudios del centro, Antonia Pineda y José Antonio Álvarez, que se han sumado a los trabajos llevados a cabo en el centro.

En este sentido, el Ayuntamiento ha desplazado desde primera hora a los distintos responsables de los servicios municipales, a cinco operarios de la brigada de mantenimiento de colegios, a veinte operarios de limpieza de los centros educativos y a otros cinco de limpieza de los viales, teniendo muchos de ellos que interrumpir sus días libres o vacaciones para poder reforzar estos servicios.

Los trabajadores municipales, además de recoger los materiales de las aulas afectadas, están recogiendo constantemente el agua que se filtra a las clases y la tela asfáltica de los alrededores y están echando en el tejado un mortero especial para piscinas con la intención de reducir dichas filtraciones, en tanto que mientras llueva no se puede reparar definitivamente, puesto que ningún material se acoplaría de forma efectiva. Para ello, los operarios de mantenimiento están empleando las correspondientes medidas de seguridad como arneses y anclajes ante la peligrosidad de estos trabajos, especialmente con el temporal que acontece.

El alcalde ha explicado que se está trabajando ya por parte de los ingenieros municipales en el proyecto que es necesario acometer de urgencia y se va a trabajar en el informe de zona catastrófica para que las Administraciones restituyan los costes de la reparación y del material tanto fungible como electrónico que se ha estropeado, al tiempo que se intentará recabar ayuda de distintas fundaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios