Comarca

José Tomás acaba el papel en Algeciras

  • Lances de Futuro vende en unas horas los más de 11.000 abonos, la gran mayoría en las taquillas de la plaza

Comentarios 1

Apenas diez horas tardó José Tomás en agotar el papel en la plaza de toros de Algeciras, donde el día 29 de junio se registrará el acontecimiento taurino del año con su esperada vuelta a los ruedos. Los más de 11.000 abonos que la empresa Lances de Futuro puso a la venta volaron ayer en medio de una expectación nunca vista en la ciudad, lo que subraya la importancia mundial que la Feria Real de Algeciras 2018 ha adquirido gracias a la presencia del torero madrileño en sus carteles.

La gran mayoría de los abonos se vendieron en las seis taquillas habilitadas en la plaza de Las Palomas, donde hubo colas kilométricas durante todo el día. Cada persona podía retirar un máximo de seis. Para la venta por internet, Lances de Futuro reservó un mínimo tanto por ciento que no tardó en agotarse pese a que, por este medio, el espectador debe abonar una comisión que se ahorraron los que fueron en persona a la plaza. La empresa sacrificó un ingreso extra para dar prioridad a los aficionados locales.

La fila empezó a formarse a la sombra de los bisontes a las diez de la mañana del miércoles, 24 horas antes del momento anunciado para abrir las taquillas. Fue entonces cuando comenzaron a acumularse aficionados frente a la Puerta de Feria, dispuestos a pasar la noche allí para no quedarse sin su abono. Hubo un intento, fallido, de dar números, pero no sirvió para nada. Sin embargo, el orden se respetó y cuando, pasadas las diez de la mañana de ayer, empezó la venta en medio de un aplauso no hubo problemas de relevancia.

Antonio, un algecireño de sesenta y tantos años, fue el primero en dejar la cola, con una amplia sonrisa y los abonos en la mano. Antonio es un futbolero nato que nunca ha visto a José Tomás y este año tampoco lo verá. Las casi 25 horas que se pegó a la intemperie en la puerta de Las Palomas fueron para que sus hijos, que sí son seguidores del de Galapagar, no se pierdan la Feria. "Lo no sea capaz de hacer un padre...", exclamó antes de marcharse a descansar. Luego la cola fue fluyendo hasta disolverse a última hora de la tarde.

La noche anterior, en los primeros momentos, sí se registró un incidente cuando llegó una familia de Málaga que decía estar en las primeras posiciones de la cola pero se habían ido al no ver a nadie. La Policía tuvo que intervenir para poner orden y al día siguiente, ayer, los identificó después de que, supuestamente, intentaran revender los abonos allí mismo.

Durante toda la jornada, muchos de los que estaban en la cola intentaron, a través de los teléfonos móviles, comprar sus abonos por internet. Pocos lo consiguieron. El servidor se colapsaba, como sucede siempre en estos casos, y los carnets se vendieron rápido, ya que la gran mayoría la empresa decidió venderlos en las taquillas.

Hacia la media tarde, todavía quedaba una pequeña cola de un centenar de personas y un número semejante de abonos de sol y sombra que, previsiblemente, no tardarían mucho en desaparecer. La empresa aprovechó entonces para agradecer su paciencia a los aficionados en una jornada en la que no se registraron incidentes pese a que durante la mañana llegó a haber un millar de personas en la cola principal y algo más de un centenar en la habilitada solo para las renovaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios