Gibraltar: un diálogo por reabrir

  • Caruana considera factible la cosoberanía si la elige el pueblo de Gibraltar Expertos ven obstáculos en la creación de la AECT

Comentarios 4

Cuando no hay nada, o casi nada, todo está por hacer. Y cuando, como en el caso de las relaciones entre España y Gibraltar, retomar el diálogo es la única opción, lo mejor es regresar a las fórmulas que funcionaron, esto es, al diálogo, al Foro Tripartito y a los Acuerdos de Córdoba firmados en 2006, que supusieron un gran avance entre las partes en temas tan importantes como el aeropuerto o las pensiones.

Este es el camino en el que coincidieron los ponentes que abrieron el seminario Gibraltar, el Brexit y las relaciones transfronterizas, inaugurado ayer en los XXXVI Cursos de Verano de la Universidad de Cádiz.

El ex primer ministro de Gibraltar, Peter Caruana, fue contundente al señalar que "la falta de diálogo no es la práctica política del siglo XXI porque esto no hace más que crear un vacío y empeorar el problema", dijo.

El político defendió la labor realizada por el Foro Tripartito (2004-2012), y la del exministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos por aceptar incluir a Gibraltar como una parte más en la negociación entre Reino Unido y España. "El tripartito es la única fórmula que existe. Nadie renunció a sus posturas iniciales, a pesar de todo lo que se ha dicho en contra, y fue válido para que los ciudadanos no tuvieran que pagar las consecuencias de los problemas que nos afectan a todos", señaló el exlíder del Gibraltar Socialdemocrats.

La de ayer fue la primera intervención pública de Caruana desde que dejó su cargo como máximo dirigente de Gibraltar y aprovechó su asistencia a estos cursos para señalar que la actual política española es ineficaz. Posición que se ha invalidado mucho más tras las declaraciones hechas por dirigentes del Gobierno español tras el referéndum del 23 de junio, que han visto en la decisión del Reino Unido de salir del marco de la Unión Europea como una gran oportunidad.

"En España se oyen comentarios erróneos que hablan de aprovechar este resultado para meterle presión a Gibraltar. Presionar a Gibraltar es presionar al Campo de Gibraltar también. No creo que sea una política que vaya a prosperar, que la vayan a permitir los otros países europeos, ni que tampoco sea acertada", declaró Caruana.

El exministro añadió que las circunstancias actuales son unabuena ocasión para España de demostrar a Gibraltar que "las cosas podrían ser distintas entre los dos, no otra oportunidad para que Madrid demuestre a Gibraltar y al Campo de Gibraltar que en realidad a lo que nos condenan es a otros 300 años de desentendimiento", manifestó.

A la pregunta de si Gibraltar podría aceptar o no la cosoberanía, Caruana manifestó que "todo es factible siempre y cuando lo elija libre y democráticamente el pueblo de Gibraltar", dijo.

Inmaculada González García, profesora de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales, habló sobre las distintas etapas que han vivido las relaciones transfronterizas con Gibraltar e hizo referencia una vez más al Foro Tripartito como ejemplo de diálogo que se saldó con importantes acuerdos.

La ponente señaló que antes de 2004 la relación con el Peñón se basó en la espontaneidad como consecuencia de la falta de un marco institucional con el que poder llegar a convenios de cooperación transfronteriza.

La profesora recordó que ni el convenio marco europeo de 1980, ni la declaración de Bruselas de 1989 sirvieron para avanzar en soberanía o en relaciones transfronterizas. Sin embargo, a nivel local, instituciones de la comarca como el Ayuntamiento de Los Barrios, la Mancomunidad de Municipios o la Diputación Provincial obtuvieron algunos frutos que aún se mantienen. En su opinión, y tras el cierre del Foro Tripartito, la sociedad civil es la que ha tomado la iniciativa con la creación del Grupo Trasfronterizo y la petición de crear una Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT), regulada en el marco europeo.

Sin embargo, y aunque cuenta con el respaldo de instituciones como la Mancomunidad, la Diputación y la Junta de Andalucía, la posible salida de Reino Unido en dos o tres años, aunque no impediría su creación, si requeriría la autorización expresa de un únido estado, en este caso el español. "Ahora mismo, creo que es un inconveniente, y no por motivos técnicos, sino por una cuestión de oportunidad política", declaró la ponente.

Del Grupo Transfronterizo creado a raíz de la crisis de los bloques de hormigón de 2013 habló Juan Carmona, exalcalde socialista de La Línea. "El grupo nace de la sociedad civil, sin impulso ni motivación política, y su único objetivo es defender los intereses comunes en pro de la cooperación", declaró el ponente, para quien la corta trayectoria de este grupo no ha impedido que haya sido oído por dirigentes de diferentes instituciones.

Carmona señaló que el fin del grupo no es convertirse en AECT, aunque apostilló que sí estarían dentro de ella. "Somos conscientes de que nos queda mucho por hacer. Nuestro objetivo final es blindar la cooperación para que ocurra lo que ocurra en el plano político nos podamos seguir entendiendo, mucho más ahora en esta etapa de incertidumbre que se nos ha abierto", concluyó el exalcalde.

El seminario recibe hoy al actual ministro principal, Fabi´sn Picardo, quien será el encargado de abrir la segunda jornada del seminario que debate sobre Gibraltar, las relaciones fronterizas y los efectos del Brexit.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios