Familiares aportan material genético para verificar restos encontrados

  • El Programa Fénix comprueba si la información del ADN es similar a la de sus parientes

Parte del trabajo de los agentes de la Policía Judicial consiste también en identificar cadáveres. "En estos casos nos encontramos que tenemos un cuerpo, pero no sabemos a quién pertenece", comenta uno de los agentes. Este tipo de situaciones suele darse en la zona por tratarse de un área fronteriza, afectada por los fenómenos de la inmigración y el narcotráfico. Inmigrantes, narcotraficantes o pescadores como los de Barbate, desaparecen sin que nada se sepa de ellos. Cuando esto sucede, y una vez cumplidos los plazos establecidos, la Guardia Civil solicita a los familiares muestras de ADN para enviarlas al Proyecto Fénix, un programa que se puso en marcha en 1998 mediante un convenio entre la Guardia Civil y la Universidad de Granada; y donde los especialistas en la materia logran identificar restos humanos anónimos. La identificación es posible gracias al análisis de ADN de los restos humanos encontrados y de las muestras biológicas facilitadas de forma voluntaria por familiares directos.

El trabajo empieza cuando desaparece una persona, y su familia, tras ser aceptada la denuncia, facilita algún objeto o prenda que albergue células indubitadas del desaparecido, como ropa interior o un cepillo de dientes. De aquí se extrae una copia exacta del material genético, con la que se realizará una comparación directa.

En el caso de que no se pueda contar con objetos o muestras personales del desaparecido, o no se pueda obtener una toma; es posible deducir totalmente el genotipo de la persona desaparecida a partir de sus familiares más directos.

Para contrastar todo el material existen dos registros completamente independientes, uno que contiene el ADN de los restos no identificados; y un segundo en el que aparece el de los familiares de personas desaparecidas que han donado una muestra.

Para lograr las identificaciones se comparan los datos obtenidos al analizar el ADN de los restos no identificados con las muestras existentes en ese momento en todos los familiares registrados, verificándose si existen o no similitudes. En muchos casos, la búsqueda termina en ese laboratorio de identificación genética.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios