Examen al aire de la Bahía

  • La Junta analiza 9 años de datos de contaminación atmosférica

  • Se cumplen los límites legales, pero la mayoría de los contaminantes superan los niveles recomendados por la OMS

Vista aérea de la Bahía de Algeciras, circundada por La Línea, San Roque, Los Barrios y Algeciras, los municipios estudiados en el diagnóstico de la Junta. Vista aérea de la Bahía de Algeciras, circundada por La Línea, San Roque, Los Barrios y Algeciras, los municipios estudiados en el diagnóstico de la Junta.

Vista aérea de la Bahía de Algeciras, circundada por La Línea, San Roque, Los Barrios y Algeciras, los municipios estudiados en el diagnóstico de la Junta. / e.s.

Comentarios 1

Diecinueve estaciones fijas de medición recopilan cada día cientos de datos de los niveles de calidad del aire en la zona de la Bahía de Algeciras. Dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx) o partículas de menos 2,5 micras (PM2,5) son los contaminantes que miden la mayoría de ellas, mientras otras amplían la captación de datos a ozono, metales o el sulfuro de hidrógeno. Una ingente cantidad de información que es la base del sistema de control de la calidad del aire en Andalucía y a partir de la cual la Consejería de Medio Ambiente ha elaborado un diagnóstico que concluye que en nueve años (2007-2015) en la Bahía de Algeciras solo se han dado dos superaciones por encima de los valores marcados por la legislación para dos de los contaminantes: SO2 y níquel.

Según el informe elaborado por la Junta de Andalucía para su Estrategia andaluza para la calidad del aire, la inmensa mayoría de las emisiones contaminantes se han mantenido por debajo de los valores límite u objetivo marcados en la legislación en el periodo analizado. Pero el estudio también las compara con los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud en sus guías de calidad del aire, elaboradas con el objetivo de reducir los efectos de la contaminación del aire en la salud. Una contaminación que está detrás, recuerda la OMS, de 3 millones de muertes prematuras al año en todo el mundo (29.980 en España en 2013, según la Agencia Europea del Medio Ambiente). Y para alcanzar esos valores guías de la OMS todavía queda mucho camino por recorrer: en la Bahía de Algeciras solo se cumplen en el caso del dióxido de nitrógeno.

Entre 2007 y 2015 solo se registraron dos superaciones de los límites, en SO2 y níquel

Dióxido de azufre

La Junta hace un análisis pormenorizado de la situación de la calidad del aire en la comarca por contaminantes. El primero de ellos el SO2, registrado por todas las estaciones de medición y que arrojó los peores datos de Andalucía en la Bahía de Algeciras. En el caso de este contaminante, ligado a los procesos de combustión y que puede afectar al sistema respiratorio, se detectó una ocasión en la que no se ha cumplido el valor límite marcado en la legislación, en 2011. Entonces se registraron 7 superaciones del valor de 125 microgramos por metro cúbico (µg/m3) como media diaria en la estación de medición de Guadarranque, frente a las 3 veces al año permitidas. Esto se debió, señala la Junta, a circunstancias de emisión y meteorológicas, pero desde entonces no se ha vuelto a superar ese límite en ninguna estación de la zona. En cambio, cuando se comparan los datos con los valores guía de la OMS (más restrictivos) todas las estaciones registran superaciones.

Durante el año 2015 se llevó a cabo una campaña de medida de la calidad del aire en la Bahía de Algeciras, utilizando captadores difusivos, que se sitúan en ubicaciones representativas de la concentración de contaminantes en entornos suficientemente alejados de cualquier fuente de contaminación, para obtener los valores de fondo. Y en todos los casos los valores medios se situaron muy por debajo de 20 µg/m3 al año, el nivel crítico para la protección de la vegetación en las zonas rurales, parámetro usado como elemento comparativo en este caso (aunque no es de aplicación) al no existir una referencia legal para la protección de la salud. Sólo un captador de la zona costera de San Roque se acercó, con 16 µg/m3.

Dióxido de nitrógeno

Los procesos de combustión (industriales, calefacción, motores de vehículos y barcos) son las principales fuentes de emisiones antropogénicas de dióxido de nitrógeno. En el caso de este gas, relacionado con la disminución del desarrollo de la función pulmonar, no se han superados los límites legales en ninguno de los años registrados, ni en los valores horarios ni anuales. Y desde 2008 los valores detectados en las estaciones de la Bahía de Algeciras están por debajo de los guía marcados por la OMS.

En el estudio con los captadores difusivos también se midió la presencia de este contaminante. Los resultados fueron de nuevo positivos: se registraron valores medios inferiores a 40 µg/m3 anuales, que es la referencia establecida como valor límite para la protección de la salud humana. El valor más alto en promedio se localizó en el puerto de Algeciras, con 39 µg/m3.

Partículas

Según la OMS, existe una estrecha relación cuantitativa entre la exposición a altas concentraciones de pequeñas partículas (PM10 y PM2,5) y el aumento de la mortalidad o morbilidad diaria y a largo plazo. La contaminación con partículas conlleva efectos sanitarios incluso en muy bajas concentraciones; de hecho, no se ha podido identificar ningún umbral por debajo del cual no se hayan observado daños para la salud. Por eso, los límites marcados por la OMS se orientan a lograr las concentraciones de partículas más bajas posibles.

En el estudio realizado en la Bahía de Algeciras, ninguna de las estaciones han sobrepasado los valores legales. En el caso de los valores diarios de PM10, los límites están marcados por el número de superaciones del valor límite diario: no puede haber más de 35 días en los que se sobrepasen los 50 µg/m3. Tampoco se sobrepasan los valores límites anuales marcados para PM10 y PM2,5.

En cuanto a los valores marcados por la OMS (que se subdividen en varios niveles), se cumplen los niveles menos restrictivos, pero todavía se está por encima de los más exigentes; queda para alcanzar los valores guía, situados a la mitad de los legales.

Diagnóstico de la calidad del aire en la Bahía de Algeciras Diagnóstico de la calidad del aire en la Bahía de Algeciras

Diagnóstico de la calidad del aire en la Bahía de Algeciras

ozono

La Bahía de Algeciras es una de las dos zonas de Andalucía en la que no se ha superado el valor objetivo de ozono. En los años estudiados no se han producido superaciones del umbral de información ni del umbral de alerta a la población. La distribución del O3 va por zonas. Las concentraciones son superiores en San Roque y La Línea de la Concepción, mientras que Algeciras y Los Barrios se sitúan en valores más bajos.

El ozono a nivel de suelo se forma por la reacción con la luz solar (fotoquímica) de contaminantes como los óxidos de nitrógeno procedentes de las emisiones de vehículos o la industria y los compuestos orgánicos volátiles emitidos por los vehículos, los disolventes y la industria. Por ello, los niveles de ozono más elevados se registran durante los períodos de tiempo soleado. El exceso de ozono en el aire puede producir efectos adversos de consideración en la salud humana y actualmente se trata de uno de los contaminantes atmosféricos que más preocupan en Europa. Diversos estudios europeos revelan que la mortalidad diaria y mortalidad por cardiopatías aumentan un 0,3% y un 0,4% respectivamente con un aumento de 10 µg/m3 en la concentración de ozono, de ahí su control.

Aunque no se supera el valor objetivo fijado para la protección de la salud humana (25 superaciones de 120 µg/m3 en un promedio de tres años), los datos recopilados por la Consejería de Medio Ambiente se quedan lejos del objetivo a largo plazo fijado a nivel europeo (cuya fecha de puesta en marcha no está fijada), que es no superar ese dato de 120 µg/m3. Más lejos aún están las recomendaciones de la OMS (100 µg/m3). No obstante, el número de superaciones de ozono van decreciendo a lo largo del periodo estudiado.

otros contaminantes

Entre otros contaminantes estudiados, la Bahía de Algeciras se diferencia del resto de las zonas incluidas en el diagnóstico por los niveles de níquel, relacionado con la industria petroquímica y del metal. En el periodo estudiado se registraron dos datos superiores al valor objetivo para la protección de la salud, fijado en 20 nanogramo/m3, con fecha de inicio en 2013. Se dieron en la estación de Puente Mayorga en 2012 y 2014, por lo que una de las superaciones se registró antes de el valor objetivo estuviese en vigor. En cuanto a otros metales, como el cadmio, el arsénico o el plomo, las concentraciones detectadas en los años del estudio ni siquiera se acercaron a los valores objetivo y límite fijados para la protección de la salud humana.

También se sitúa muy por debajo de los límites fijados el benceno, un compuesto orgánico volátil que es parte constitutiva del petróleo crudo, incluso a pesar del leve incremento registrado en los últimos años. E igual ocurre con el monóxido de carbono, para el que en todas las estaciones y para los años analizados los valores se sitúan muy por debajo del límite establecido.

Nuevo objetivo

Este diagnóstico es uno de los documentos clave de la nueva Estrategia andaluza de calidad del aire, todavía en fase de borrador y a la que los colectivos interesados pueden presentar alegaciones. En ella, la Junta también estudia el origen de la contaminación y concluye que hay dos grandes sectores de actividad "que son los responsables de las emisiones de principales contaminantes", la petroquímica y la producción de energía eléctrica. En algunos contaminantes apunta también a la industria del metal y el tráfico marítimo.

Con esos resultados en la mano, Medio Ambiente propone una serie de medidas a adoptar, entre ellas endurecer los límites a las emisiones industriales, para lograr reducir los niveles de varios contaminantes. Y para cada uno de ellos establece un objetivo de reducción que es necesario alcanzar en los próximos años: níquel (-20%), SO2 y PM10 (-10%) y NOx, PM2,5 y benceno (-5%). A ellos se añaden otros objetivos más ambiciosos, estos no de obligado cumplimiento, para acercar los valores a las guías marcadas por la OMS. Aunque estas últimas, reconoce la propia Junta, son difíciles de alcanzar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios