Empresarios de La Vega piden que se desmantele la fábrica de harina

  • El traslado fuera del polígono, a pesar de la presión ejercida, se estima que no ocurrirá en un plazo menor a tres años · La queja está dirigida a los responsables municipales por no prosperar las negociaciones

Comentarios 8

Los propietarios de las naves industriales y comerciales ubicadas en el polígono de La Vega han vuelto a mostrar su malestar con la labor desempeñada por el Consistorio en cuanto a la gestión y consolidación del enclave empresarial.

En esta ocasión, la queja de los propietarios, dirigida fundamentalmente a los responsables municipales, se justifica al no prosperar las negociaciones abiertas entre la administración local y la gerencia de la fábrica de derivados de pescado Harinas de Andalucía, encaminadas a propiciar el traslado de la citada empresa a otro espacio y evitar, así, las molestias que ocasiona a terceros, como consecuencia de su actividad empresarial que genera malos olores en la zona y que los empresarios con intereses en La Vega ven como una auténtica amenaza para sus negocios.

"Todos recordamos la reunión de abril de 2005, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, donde se pactó la salida de la fábrica con el Ayuntamiento, los propietarios, el alcalde, los técnicos y los medios de comunicación. Vamos camino de tres años y no se ha hecho nada", señaló Juan Luis Villaverde, en representación de la plataforma de empresarios que ponen en boca del gerente de la fábrica de harinas que "ha comunicado a la Asociación de Propietarios del Polígono La Vega que no han prosperado sus negociaciones con el Ayuntamiento y que, a pesar de tener ya unos terrenos donde marcharse, el Ayuntamiento no ha permitido su salida, alegando que es necesario hacer una modificación del Plan General para que en esos terrenos pueda construirse la nueva fábrica". Un hecho que confirmó el gerente Antonio Puig, quien señaló que el montaje de una nueva fábrica tendrá que esperar, ya que no se trata de trasladar la actual sino de montar una nueva en otro lugar y una vez concretada la creación de la nueva planta, desmantelar la actual.

El motivo de unos plazos tan largos es que es la única fábrica de sus características que opera en Andalucía y da cobertura a otras regiones de España. La salida de la fábrica del polígono, a pesar de la presión ejercida desde la plataforma, es imposible a corto plazo y se estima que no ocurrirá en un plazo menor a tres años.

Al conocerse la noticia ha saltado la voz de alarma entre los propietarios del polígono cuyos "negocios se ven muy afectados por el mal olor, e incluso las promotoras de viviendas de enfrente, que ven el problema que se les plantea a las familias que han comprado esas casas de lujo y que con levante van a oler a pescado podrido".

El alcalde, Miguel Manella, reconoció el problema pero señaló que trasladar la fábrica no es algo que se pueda hacer en dos días y que hay que ajustarse al más estricto marco legal. Apuntó a que en próximos días mantendrá una reunión con los delegados de Medio Ambiente y Urbanismo al objeto de avanzar en los trámites necesarios para concretar lo antes posible el desmantelamiento de la fábrica y la construcción de una nueva que garantice la continuidad de su actividad y la de los puestos de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios