El Consejo de Seguridad Nuclear dice que el fosfoyeso es inferior a los límites permitidos

  • En la zona existen residuos "ligeramente contaminados" por Cesio-137 de Acerinox

El "posible" impacto radiológico sobre las personas de los fosfoyesos radiactivos vertidos en la Marisma de Mendeña de Huelva es inferior los límites que fija la normativa, según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que respondió ayer a la denuncia de Greenpeace sobre la toxicidad de esos residuos.

El CSN, que citó un informe de las universidades de Sevilla y Huelva, informó de que mantiene la vigilancia sobre los residuos radiactivos presentes en la Marisma donde, según afirmaba un informe encargado por Greenpeace existía una radiación entre 5 y 38 veces superior a la normal.

El Consejo asegura que la dosis de radiación en la zona -una magnitud que sirve para medir su efecto en seres vivos- es menor de 1 milliSievert por año, el límite legal, mientras que la asociación ecologista, afirmaba que las dosis eran entre 2 y 9 veces superiores a la normal.

En la zona existen, según el CSN, setenta millones de toneladas de fosfoyesos que proceden de los vertidos que la empresa Fertiberia ha realizado durante casi cuarenta años y residuos "ligeramente contaminados" por el radionucleido artificial Cesio-137, enterrados en la zona tras el accidente de Acerinox en Los Barrios de 1998.

El Consejo apuntó que el eventual efecto de las emisiones de radón del apilamiento de fosfoyesos sobre el público no es significativo porque las emisiones están dentro de los valores del fondo radiactivo natural esperables de la zona. Respecto a la contaminación por Cesio-137, resaltó que las muestras de agua presentan valores inferiores o similares al umbral de detección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios