Cepsa invirtió 12,5 millones en 2016 en mejoras ambientales en San Roque

  • La empresa informa de que las emisiones de azufre han alcanzado un mínimo histórico

Las instalaciones de la refinería de Cepsa en San Roque Las instalaciones de la refinería de Cepsa en San Roque

Las instalaciones de la refinería de Cepsa en San Roque / e. s.

La compañía Cepsa informó ayer que invirtió 12,5 millones de euros en mejoras medioambientales durante 2016 en sus centros de San Roque, tal y como reflejan las declaraciones medioambientales anuales. "La presentación de estas declaraciones por cada centro y su posterior distribución es uno de los principales instrumentos de Cepsa en su apuesta por la transparencia en la información a la sociedad", añade la dirección de la empresa.

Esta matiene que como en años anteriores los dos documentos muestran con todo detalle un "comportamiento caracterizado por la mejora de todos los parámetros de impacto ambiental en el entorno y detallan los objetivos y metas específicos en cada uno de los centros".

Miguel Pérez de la Blanca, director de la Refinería Gibraltar-San Roque, y Agustín Bonilla, director de Cepsa Química Puente Mayorga, manifestaron que estas declaraciones medioambientales muestran la voluntad constante de Cepsa por mejorar cada año aplicando la mejor tecnología disponible y siendo exhaustivos en los procesos productivos.

La informacion hecha pública ayer señala que en la Refinería Gibraltar-San Roque las concentraciones medias anuales burbuja fueron notablemente inferiores a los límites que fija la Autorización Ambiental Integrada (AAI) con valores de concentración similares a los del año anterior y por debajo de los valores permitidos: un 21% inferior en el caso de partículas y un 13% inferior en SO2 (dióxido de azufre) con respecto al año anterior.

En 2016, las emisiones de SO2 han alcanzado un mínimo histórico, permaneciendo en 3.675 toneladas por año, lo que supone una reducción del 13% respecto a 2015; un 61%, si lo comparamos con los datos de 2006.

"Las causas de estas reducciones paulatinas en las emisiones de SO2 las podemos encontrar en una mejora en la calidad de los combustibles, conseguido gracias al aumento del consumo de gas natural y a las mejoras implantadas en las unidades de recuperación de azufre y de tratamiento con aminas, que hacen que el fuel gas de consumo esté prácticamente exento de azufre", explicó la compañía.

En las plantas químicas -añadió la dirección- al utilizarse únicamente combustibles gaseosos en los procesos de producción, gas natural mayoritariamente, las emisiones de partículas y SO2 son mínimas, quedando por debajo de los límites de detección.

En lo que se refiere a las emisiones de NOx (óxidos de nitrógeno) se mantiene en valores similares a los del año anterior, por debajo de los límites fijados.

En la refinería, el volumen de efluentes en el punto principal de vertido fue un 10% inferior al autorizado. Los efluentes líquidos de la Planta Química Puente Mayorga son tratados en la planta de tratamiento de la propia refinería, según informó Cepsa.

La compañía también ofreció datos sobre el índice de intensidad energética (EII) en 2016, que engloba todos los consumos energéticos de las instalaciones como el gas natural, la energía eléctrica o el fuel, fijándose en 79,6 puntos en San Roque.

"El índice de consumo energético en la Planta Química Puente Mayorga se mantiene con respecto al ejercicio anterior, fruto de la constante apuesta e inversión de la compañía en proyectos orientados a la reducción del consumo de energía", informó la empresa.

La dirección recordó que en el año 2013 se inició el tercer periodo de asignación (2013-2020) de derechos de emisión de CO2, en el que las instalaciones de cogeneración han dejado de recibir derechos gratuitos. En consecuencia, el balance total de emisiones en el ejercicio 2016 de la refinería es de un déficit de 59.789 toneladas de derechos de CO2 y para la planta química de Puente Mayorga de 49.195 toneladas de derechos de CO2.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios