Una multitud marcha a favor del tren y contra la reforma de la estiba

  • La convalidación en el Congreso por la mañana del decreto que regula este sector portuario marca la manifestación convocada para exigir más inversiones en la conexión ferroviaria

Entre 3.000 y 4.000 personas participaron ayer en la manifestación para reclamar mayores inversiones en la conexión ferroviaria Algeciras-Bobadilla. Fue la marcha del tren, pero también de la estiba. La aprobación por la mañana del decreto de reforma del sector estuvo muy presente en la movilización. De hecho, más bien se podría decir que fueron dos manifestaciones en una y la de los estibadores se hizo notar más.La convocatoria logró reunir a destacados representantes andaluces de partidos políticos y sindicatos.

Estuvieron, entre otros, Manuel Jiménez Barrios, vicepresidente de la Junta de Andalucía; Irene García, presidenta de la Diputación de Cádiz; Antonio Maíllo, coordinador de Izquierda Unida en Andalucía; el diputado nacional de Podemos Sergio Pascual; y los secretarios regionales de UGT y CCOO, Carmen Castilla y Francisco Carbonero. También acudieron los alcaldes de San Roque, Los Barrios, Tarifa, Jimena y Castellar, así como representantes de todos los municipios de la comarca.

No estuvo Ciudadanos y tampoco el Partido Popular, que ya había anunciado que no participaría en la marcha. Donde estuvo presente el PP fue en las críticas del resto de partidos a propósito del tren y en las proclamas de los estibadores, que cargaron contra esta formación y sus representantes.

La marcha partió pasadas las ocho de la tarde desde la estación de Renfe. Desde un rato antes los estibadores, con sus chalecos y vestimenta naranja, acompañados por sus familiares, se hicieron notar en torno a la rotonda.

En la cabecera de la manifestación, sosteniendo la pancarta, avanzaron representantes de las organizaciones sindicales, sociales y políticas convocantes. El tren de la comarca. La única vía, se podía leer en el cartel.La comitiva avanzó con rapidez y algo diseminada, organizada detrás de varias pancartas más, como del PSOE, Podemos, Izquierda Unida, Andalucía por Sí o UGT. Subió por el Secano, bajó por la avenida Blas Infante, torció por la calle Convento y llegó a la Plaza Alta aproximadamente una hora después de la salida. Fue una marcha, la del tren, bastante poco ruidosa, con contadas soflamas.

Uno de los convocantes era la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar. Cerraban el grupo los portuarios, que sí que se dejaron notar bastante, pero con mensajes relacionados con el conflicto en el sector. Los estibadores repetían el au espartano de 300 y proclamas contra el PP, en especial contra José Ignacio Landaluce, alcalde de Algeciras, con gritos de "dimisión". En la puerta del Ayuntamiento lanzaron botes de humo.

Durante la marcha dio la impresión de que se pudieron alcanzar los 4.000 participantes -la mitad de ellos aproximadamente la parte de los estibadores-, aunque en la Plaza Alta no se llegó a esta cifra. Pocas veces, eso sí, se ve Blas Infante ocupada por completo.

José Chamizo, ex Defensor del Pueblo Andaluz, leyó el manifiesto acordado por los convocantes. Antes de hacerlo mandó un mensaje de solidaridad a los estibadores, recibido con aplausos.

El texto reclamó que los Presupuestos Generales del Estado consignen al menos 250 millones de euros este año para la mejora de la conexión ferroviaria. Y, para que pueda estar terminada en 2020, también un cronograma que precise para los sucesivos ejercicios la inversión plurianual destinada a la ejecución de las obras y, para evitar situaciones "frustrantes ya vividas con respecto a la fiabilidad de los compromisos económicos contraídos", un mecanismo de evaluación y seguimiento constante de los trabajos a efectuar."Todo ello sin demora, desde el absoluto convencimiento de que estamos exigiendo recursos para la obra pública de mayor tasa de retorno de todo el Estado", significó Chamizo.

El manifiesto recalcó que el puerto de Algeciras "no puede ser solo de trasbordo, al que llegan buques y del que se marchan sin generar impacto alguno fuera del recinto portuario".

Para ello es necesario un salto en las infraestructuras ferroviarias. "Es sorprendente que la conexión esté sin electrificar", apuntó el ex Defensor del Pueblo Andaluz.

"El Campo de Gibraltar necesita de manera imperiosa la diversificación productiva que trae aparejada la puesta en carga de la sección que comparten los corredores Atlántico y Mediterráneo desde Algeciras hasta Madrid", agregó.

El texto preparado recalcó que la comarca arrastra "carencias seculares" que han sido "insuficientemente valoradas por los poderes públicos", al tiempo que las fortalezas de la zona "han sido escasamente potenciadas". Este conjunto de factores "conlleva los devastadores índices sociales y la alta tasa de paro y precariedad que coloca a algunas de las poblaciones campogibraltareñas entre las más empobrecidas de todo el país".

Los presentes consideran que el tren, otro tren, puede acabar con esto, de una vez por todas. Por ello alzaron ayer la voz. "El futuro de nuestra comarca, la creación de empleo estable y de calidad, y la viabilidad de las empresas de la zona requieren una rectificación inmediata de las pretensiones gubernamentales con relación a esta obra estratégica", subrayaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios