'Las Arrugaítas' destaca en la segunda semifinal del concurso

  • Agrupaciones locales y de Algeciras centran la recta final del certamen

La segunda sesión clasificatoria del concurso bi-comarcal de agrupaciones deparó muchas risas y algunos que otros sinsabores entre los conjuntos que no obtuvieron el pase a la final. El sorteo de actuaciones destinó que la segunda sesión fuese mitad algecireña, mitad tarifeña.

Peña Los Inmortales fueron los primeros en abrir boca y calentar a un público que ocupó tres cuartos de aforo. Los chirigoteros algecireños realizaron una presentación borrachuza y divertidas para entrar de lleno a través de los pasodobles en la crítica. Cantos a la adopción y a la siniestralidad laboral, sin olvidar el programa de coplas de televisión.

Los de Agustín González calentaron el teatro a sus paisanos Los Reciclaos, de Durán Monroy y que llegaron dispuestos a revalidar el triunfo. Volvieron a gustar al público tarifeño con sus homenajes a la figura de los abuelos que hacen de guardería y a las donaciones de órganos.

Los Saltimbancos desgranaron en el escenario un bonito espectáculo circense. Colorida comparsa llegada también desde Algeciras que reivindicaron con sus pasodobles el ojo por ojo y encumbraron a la figura de la mujer como fiel compañera. El público siguió con aplausos parte del popurrí.

Tras el descanso, la semifinal se vistió local con la llegada de la chirigota de Acosta Que sufran con lo que yo gozo. Los veteranos chirigoteros realizaron una puesta en escena espectacular vestidos de drag-queens. Cantaron una copla en homenaje a la figura de Ama Rosa. Un personaje que templó con valentía su condición sexual en época oscura y que ha sabido con su arte aporta su granito de arena a todas las causas nobles. Se les fue la letra en mitad del pasodoble, y ese incidente jugó en contra de su actuación. La veteranía y la confianza les jugaron una mala pasada.

Tras ellos, Los guardianes de Tarifa como comparsa mixta. Escenificaron la lucha interna del bien y del mal. De la mano de un joven pero veterano comparsista Salvador García, savia nueva para la comparsa y el carnaval tarifeño. Los jueces del cielo y del infierno, llegaron al teatro sin pretensiones dispuestos a darlo todo por su pueblo, lo dieron y el jurado les premio su valentía y humildad.

Para cerrar la última sesión clasificatoria, la chirigota del Quini que interpretaron sobre el escenario una de las mejores actuaciones de su agrupación en los últimos años con Las Arrugaítas.

Este año los niños del Pasillito llegaron con un tipo muy simpático, el de las mujeres mayores que acuden a la piscina municipal a realizar ejercicios para mantenerse en forma y como ello se convierte en una vía de escape a la rutina. El tipo con esos bañadores con sus flotadores naturales y sus michelines, de puro arte. Termo con café y pasteles, tiempo para criticar a la vecina, lucir joyas y rendirse a los pies del monitor de natación.

El popurrí fue muy divertido y mejor interpretado levantando al público de sus asientos en su final. "Como yo te nado. Como yo te nado, olvídate, nadie nadará". Un final con una cuarteta muy chirigotera y que gustó al público: "Y cuando termine febrero me quiero hundir". Se ganaron a pulso y por méritos propios su pase a la final, que se disputó anoche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios