meteorología

Emma obliga a suspender las clases y deja cientos de incidencias

  • Los colegios e institutos de los siete municipios cerrarán hoy ante el aviso de riesgo por fenómenos costeros y viento

  • Dos alumnos del Puerta del Mar, heridos al caer un ventanal

La previsión meteorológica anunciaba ayer fuertes vientos y riesgo por fenómenos costeros y no erró un ápice. Desde la madrugada el Campo de Gibraltar sufrió los efectos del temporal Emma, que deja tras de sí un reguero de cubiertas y chapas levantadas, árboles caídos, cristales rotos y playas inundadas. Ante la fuerte incidencia de Emma, los ayuntamientos de los siete municipios de la comarca decidieron suspender las clases en colegios e institutos, ya que para hoy se mantienen los avisos naranja y amarillo por fenómenos costeros y viento. Ayer se llegaron a alcanzar rachas de 119 kilómetros por hora, el máximo registrado en el Puerto de Algeciras.

La decisión la tomaron los consistorios después de que se registrasen problemas en distintos centros educativos. El principal, el del colegio Puerta del Mar, que vio como el viento tumbaba uno de los grandes ventanales en una de las aulas, en la que había alumnos. Según explicaron desde la Junta de Andalucía, solo hubo dos niños que sufrieron arañazos leves a consecuencia del desprendimiento, pero el susto fue tremendo. Hasta el lugar se desplazaron técnicos de la Agencia Pública Andaluza de Educación y del Ayuntamiento de Algeciras para evaluar la situación y la ventana fue apuntalada. No obstante, remarcan tanto el Consistorio como los padres, todos los ventanales fueron instalados hace poco más de año y medio, por lo que todos tendrían que ser revisados.

Rachas de viento de hasta 119 km/h arrasan tejados, chapas y árboles

Por la tarde, el revestimiento del techo del colegio público Andalucía se desprendía y desperdigaba por el patio del colegio y los alrededores, cayendo incluso en la vecina calzada. Y en la Escuela de Arte, las clases de la tarde tuvieron que ser suspendidas por daños en los ventanales.

Ante estas incidencias y con la previsión meteorológica en la mano, que anuncia fenómenos costeros de fuerza 8 (de 62 a 74 kilómetros por hora) y fuertes vientos, el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, decretaba por la tarde en coordinación con los servicios de la Junta la suspensión de las clases en todos los centros educativos de la ciudad.

Algeciras registró embolsamientos de agua en algunas zonas, mientras que también se detectaba la caída de árboles de pequeño tamaño, desprendimientos de cornisas y Emalgesa trabajaba en La Bajadilla en la reparación de una rotura en la red de saneamiento que había provocado el levantamiento de parte del acerado. Los bomberos del Consorcio contabilizaban 55 incidencias atendidas hasta las 19:00, como retiradas de chapas de naves y árboles en la A-7, cristaleras en la avenida de América o arboles sobre vehículos, afortunadamente sin daños personales. En la calle Arbolito dos personas se quedaron en el techo de una nave y no podían bajar.

El Ayuntamiento había determinado previamente el cierre de los dos cementerios, de los parques públicos y de las instalaciones deportivas de La Menacha, el estadio de atletismo Enrique Talavera y las pistas polideportivas Lorenzo Pérez - Loren.

En La Línea se contabilizaban 25 incidencias en la tarde de ayer. Los bomberos destacaban el achique de agua en una vivienda en la travesía de Los Junquillos y en vía pública en Virgen de las Angustias, problemas con persianas en Carbonero y Sol, con cristaleras en la avenida de Andalucía y un techo en calle Galerna. El fuerte oleaje azotaba por la mañana y primera hora de la tarde el paseo marítimo.

El tráfico quedó suspendido unos minutos en la avenida de España por la caída de árboles, cayeron farolas en la calle Sevilla, junto a la iglesia de Santiago y en la zona centro, además de registrarse cortes de suministro eléctrico y la caída de un cable de alta tensión en el Zabal, ya solucionado. Problemas de atascos o inundaciones afectaron a varias calles, mientras se registraban desprendimientos de cascotes o voladizos en las calles Carboneros, Gibraltar y en el edificio Baluarte.

Los Barrios fue el siguiente municipio con más incidencias. Los bomberos intervinieron en 20 ocasiones, destacando la retirada del techo en una gasolinera del polígono industrial de Palmones, un tótem de un supermercado y chapas en concesionarios. También se actuó en cableados de teléfono (Los Lirios), inundaciones en vía pública en varias calles, un techo, árboles en la A-7, carteles o cableados y saneados en la piscina cubierta, calle Calvario o Los Lirios.

La perrera del municipio lanzaba un SOS por la mañana, al verse afectado parte de su material por el temporal y carecer de espacio en el que albergar a los perros. Por ello reclamaron familias de acogida temporal.

En San Roque, los bomberos realizaron 12 salidas, contando la retirada de un cartel de grandes dimensiones en la Alcaidesa y un árbol en Sotogrande. Los datos recopilados por la Agencia Estatal de Meteorología en la estación del municipio reflejaron ayer una velocidad máxima del viento de 56 kilómetros/hora, con rachas de hasta 91 km/h.

En la barriada de pescadores de Torreguadiaro se formó una laguna en el carril de acceso a las viviendas, por lo que una máquina retroexcavadora municipal procedió a su apertura para la evacuación del agua. Además, el agua de mar llegada con el intenso oleaje inundó la calle Los Perales, de Puente Mayorga. Por otro lado, en la avenida del Guadarranque de la Estación de San Roque un árbol de grandes dimensiones cayó sobre el tendido eléctrico.

Desde la Delegación de Deportes, que dirige el concejal Antonio Navas, se decidió cerrar las instalaciones deportivas al aire libre, como medida de precaución para evitar daños entre los usuarios. Sin embargo, permanecieron abiertos los cuatro pabellones cubiertos del municipio: Casco, Pueblo Nuevo, Bahía y Estación.

Cayeron al menos cinco árboles en el municipio y en la barriada de las 80 viviendas de El Calvario se cayó una antena de televisión. El edificio donde se sitúan los Juzgados, en El Toril, fue precintado por la Policía Local porque estaban cayendo tejas.

En Tarifa, el fuerte oleaje y la pleamar invadieron la playa de Los Lances, dejando imágenes de chiringuitos arrasados. El municipio, como los del resto de la comarca, anunció que se suspendían las clases para hoy; también permanecerán cerradas las instalaciones deportivas municipales.

La estación meteorológica tarifeña registró ayer rachas de viento de hasta 94 km/h, con una velocidad máxima de 58 km/h.

En Jimena, hubo un corte de suministro eléctrico en San Pablo de Buceite por la caída de un cable pasando el puente del río Guadiaro dirección Gaucín. Guardia Civil, Policía Local y los Bomberos se desplazaron hasta el lugar, también los técnicos de Endesa para solventar la avería, que también afectó a la línea de baja de parte de la Estación de Jimena.

Además, la carretera A405 quedó cerrada al tráfico temporalmente a las alturas de los puntos kilométricos 17, tramo Jimena-San Pablo, y 25, tramo Jimena-Marchenilla, debido a caídas de árboles y cables eléctricos. También se registraron incidencias dentro de los cascos urbanos por caída de objetos.

En este caso, la estación meteorológica recogió una velocidad máxima de 48 kilómetros/hora, con rachas de viento de hasta 88 kilómetros por hora.

En Castellar se sufrió un corte de suministro eléctrico debido a una avería en el cableado del entorno de la barriada Almoraima. También la caída de árboles en zona urbana, que obligó a cortar dos ejemplares antes de que pudieran caer a la calle.

Debido a las previsiones de fuertes rachas de viento y al peligro de tener la carpa montada para el Carnaval, el Ayuntamiento decidió trasladar la celebración de esta fiesta al pabellón municipal. Igualmente, se comunicó por la tarde la suspensión de las clases para la jornada de hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios