Comarca

Adif prevé licitar la vía San Pablo-Almoraima en el segundo trimestre

  • Fomento usará el trazado actual para renovar la línea, por lo que no necesitará declaración de impacto ambiental para Ronda-Bobadilla

Obras en la estación de San Roque. Obras en la estación de San Roque.

Obras en la estación de San Roque. / Jorge del Águila

La modernización y mejora de la línea Bobadilla-Algeciras, tal y como denomina la obra el Gobierno central, vivirá un nuevo hito en el segundo trimestre. Según las previsiones del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), para entonces se podrá licitar el tramo Almoraima-San Pablo, que daría continuidad al Algeciras-Almoraima que ahora mismo está en obras. Y mientras tanto se trabajaría en la parte que más preocupa en el Campo de Gibraltar, la unión Ronda-Bobadilla, para redactar el proyecto, con la vista fija en un 2020 que el Gobierno sigue manteniendo como punto final de las obras ante el escepticismo general.

Esos son algunos de los puntos que el presidente de Adif, Juan Bravo, y la directora general de Explotación de la entidad, Isabel Pardo de Vera, trasladaron al presidente de la Cámara de Comercio del Campo de Gibraltar, Carlos Fenoy, y al alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, en una reunión mantenida ayer. Los empresarios campogibraltareños habían reclamado que se les hiciera partícipes del seguimiento de la obra y ayer se comunicaron los detalles a su representante.

Entre ellos esa próxima licitación de las obras del tramo San Pablo-Almoraima, cuyo proyecto están redactando los servicios técnicos de Adif. Dará continuidad a las obras que ya se iniciaron en el tramo Gaucín-Algeciras. En él, se está trabajando en varias fases y subtramos. En la fase I (en el entorno de San Roque Mercancías) se está construyendo nueva plataforma y vía entre los puntos kilométricos 3/100 y 6/800, al tiempo que se modernizan las instalaciones de seguridad y comunicaciones, con la implantación de un nuevo enclavamiento electrónico en San Roque-La Línea.

En la fase II, entre otras actuaciones, están en ejecución las obras de renovación de vía (entre Almoraima y Algeciras excepto San Roque) y construcción del bloqueo automático en vía única con control de tráfico centralizado (CTC), lo que permitirá la mejora de la regularidad, fiabilidad y seguridad de las circulaciones, optimizando la explotación ferroviaria.

Por otra parte, se anunció que en las próximas semanas darán comienzo las obras de adecuación de las vías de apartado en Castellar de la Frontera, una vez que se reciba la pertinente autorización de la Junta de Andalucía para el uso de una vía pecuaria como acceso a la obra al ser la única entrada. Esta actuación permitirá el cruce de trenes de 750 metros, lo que mejorará la capacidad y las condiciones de explotación del transporte ferroviario de mercancías. También se ha iniciado la contratación para la redacción del proyecto constructivo de ampliación a 750 metros de los apartaderos de Campillos y Setenil y análisis funcional de ampliación de Almargen y Bobadilla. Dos de los apartaderos serán sufragados por el Puerto de Algeciras.

Hasta ahí la actuación en marcha. Pero queda por desarrollar la parte más atrasada (y más cara) del proyecto, el tramo Ronda-Bobadilla. Una incógnita sobre este queda apartada, según se comunicó ayer a Fenoy: la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para ese tramo no es necesaria al utilizarse el trazado ya existente. El proyecto utilizará el corredor actual para el denominado tercer hilo, una sola plataforma que incluya la vía de ancho ibérico y la de ancho internacional. De esta forma se prevé reducir el tiempo de ejecución de la obra (evidentemente, también baja el coste), con la meta puesta en el año 2020, reiteraron los representantes del Gobierno central.

Para esa fecha, insisten, estará lista la nueva plataforma ferroviaria. Y para 2021 se prevé tener al menos una de las dos subestaciones necesarias para la electrificación de la línea. Adif destacó en este sentido que se trabaja conjuntamente con Red Eléctrica Española para avanzar en esta cuestión y ha recordado que ya solicitó formalmente el pasado año al Ministerio la inclusión de las dos subestaciones de Ronda y Marchenilla en la planificación de la Red de Transporte de Energía Eléctrica para el período 2015-2020, de la que se habían quedado fuera. Estaban en el anexo donde se recogían y relacionaban aquellas otras instalaciones que habría que construir en un período posterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios