Acerinox triplica sus beneficios en sus mejores cifras en una década

  • La compañía cierra 2017 con un resultado de 234 millones de euros y prevé crecer en 2018

  • Las nuevas líneas de la factoría de Los Barrios se pondrán en marcha a lo largo del mes

Acerinox cerró el año 2017 con unos resultados de récord. De la mano del crecimiento del consumo de acero inoxidable, apoyado en el aumento de los precios de las materias primas y con el impulso de la reforma fiscal en Estados Unidos, la multinacional de origen español acabó el pasado ejercicio con el mejor resultado neto después de impuestos en una década: 234 millones de euros, casi el triple que el año anterior. Pero además las perspectivas son buenas, de nuevo crecimiento en este 2018.

No obstante, ese aumento no se dejará notar hasta mediados de este ejercicio ante lo excepcional de las magnitudes del primer trimestre de 2017. Ayer se presentaban los resultados de un año que "ha sido difícil de gestionar", remarcaba el consejero delegado de Acerinox, Bernardo Velázquez, resumiendo así la evolución desigual de un ejercicio que comenzó con unos datos extraordinarios, vivió un segundo semestre de corrección, un tercero de caída y un cuarto "que nos permite ser optimistas, porque nos lleva a unos niveles de rentabilidad adecuados". Esos niveles se traducen en un Ebitda de 489 millones (un 48,6% más que el año anterior), con un margen sobre ventas del 10,6%, y una facturación de 4.627 millones (un 16,6% superior a la de 2016). Por encima incluso de las previsiones.

Tras esa mejora está, entre otros factores, el nuevo récord de producción batido por las fábricas del grupo. Acerinox contabilizó 2,5 millones de toneladas de producción en acería (un tercio de ellas en su factoría de Los Barrios) y 2,2 millones de laminación en caliente, mientras que superó su marca en laminación en frío con 1,7 millones de toneladas. Pero también se debe al aumento de los precios y al "nivel de eficiencia operativa y competitividad, que vamos mejorando cada año", recordó el presidente de la siderúrgica, Rafael Miranda. En ese sentido, el quinto plan de excelencia está cumpliendo las expectativas.

Tanto Miranda como Velázquez se muestran optimistas sobre el futuro del sector y del grupo. La economía mundial va al alza y ello se refleja en un aumento de la demanda de acero inoxidable, ligada fuertemente al consumo doméstico vía automóviles o electrodomésticos. A ello se sumaría la esperada reactivación de las infraestructuras en EEUU y Europa, el impulso a la construcción. Y también tendrá un efecto muy positivo en las cuentas del grupo la reforma fiscal puesta en marcha por el Gobierno norteamericano, mercado en el que Acerinox es líder con su filial North American Stainless, que supone un 44% de la facturación total del grupo. En los precios se espera una tendencia al alza que ya ha empezado a notarse: en lo que va de año la empresa ha subido en dos ocasiones los precios en Estados Unidos, algo que aún no ha podido hacerse en Europa ante el fuerte diferencial existente con los precios de Asia y Norteamérica.

Inversión

En este ejercicio se dejarán notar también los efectos de las grandes inversiones ejecutadas en los dos últimos años. En el caso de la factoría de Los Barrios, Acerinox prevé poner en marcha en marzo la renovación en la que está invirtiendo 140 millones de euros, una nueva línea de recocido y decapado y un tren de laminación en frío que vendrán a sustituir a equipos que estaban en funcionamiento desde 1972. Con ellos se dará un salto cualitativo: "Vamos a crear un nuevo standard de calidad en Europa", remarca el consejero delegado. Los nuevos equipos permitirán no solo fabricar un producto único en Europa, sino también mejorar parámetros ambientales como el consumo de ácido y un leve aumento de la producción, que se quiere situar en el entorno de las 900.000 toneladas. El año pasado cerró con 827.108 toneladas, con un mínimo descenso sobre el anterior, y 1.483 millones de facturación, un 14,5% más y un tercio del total del grupo.

A esa inversión se suma otra anunciada de diez millones para la actualización de otra de las líneas de recocido y decapado, de forma que pueda producir al mismo nivel de calidad que la nueva. Se espera el proyecto sea todo un éxito, tanto que ya hay algún competidor europeo que ha anunciado inversiones similares, señalaba ayer Velázquez. Otros 6,6 millones de euros se ejecutarán en mejoras ambientales como la reducción del ruido o para evitar la dispersión de las cenizas y el polvo.

La otra gran inversión es la que se puso en marcha a mediados del pasado año en Kentucky. NAS ha abre una línea de recocido brillante y un laminador en frío que permiten fabricar acero inoxidable con acabado brillante, un producto de creciente demanda.

Para este año, la empresa prevé mantener el mismo nivel de inversiones de 2017, en el entorno de los 170 o 180 millones de euros. Medio centenar son necesarios para el mantenimiento de sus factorías, pero también se están estudiando actuaciones con el objetivo principal de optimizar la producción, aprovechando al máximo la capacidad de las plantas, eliminando cuellos de botella y logrando reducir costes. El consejo de administración de Acerinox ya tiene sobre la mesa un listado de inversiones para todas las plantas, incluidas la de Los Barrios, sobre el que tendrá que decidir en próximas fechas.

Una de las fortalezas de Acerinox es su presencia en cuatro continentes. En el caso norteamericano, en un mercado en el que funde el 50% del acero del país, la empresa se vería beneficiada de las potenciales medidas proteccionistas que pueda imponer la administración Trump. El establecimiento de medidas antidumping es una de las incógnitas que se abren en este año que comienza para el sector del acero, que espera conocer el alcance de estas en Estados Unidos y la reacción de Europa y otras zonas ante ellas. "Nadie sabe qué pasará en el mercado mundial", explica Velázquez. Otra de las incertidumbres es el exceso de capacidad instalada, especialmente en Asia. Y la volatilidad inherente a los precios de las materias primas seguirá ahí, aunque incluso en este aspecto se espera un año estable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios