La AECT entre Gibraltar y la comarca depende de la voluntad del Gobierno

  • Esta fórmula jurídica de cooperación es posible a pesar del 'Brexit' La financiación la aportarán los miembros de la asociación

Comentarios 5

La posibilidad de una Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT) es posible entre Gibraltar y la comarca siempre que exista voluntad del Gobierno de España. Es la principal conclusión de la última jornada del seminario sobre Gibraltar de los Cursos de Verano de San Roque, que se celebró ayer en la Universidad de la Roca.

El miembro de la Asociación de Regiones Fronterizas de Europeas, Martín Guillermo, expuso que las relaciones entre Gibraltar y los ayuntamientos de la zona no son relaciones internacionales sino entre vecinos, por lo que es posible una AECT, aunque Reino Unido salga de la Unión Europea. Además, indicó que el reglamento de estas asociaciones transfronterizas se modificó en 2013 y permite que entre territorios de dos estados, uno sólo pueda ser miembro de la UE. Así, en la mesa de trabajo en la que participó junto al alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, señaló que existe un precedente similar entre territorios de Hungría y Ucracia que funciona desde 2014.

Guillermo recomendó que la financiación de esta AECT debe hacerse con fondos aportados por los miembros de esta asociación y posteriormente podrían acogerse a fondos europeos, para los cuales necesitarían al Gobierno. No obstante, Guillermo indicó que los Estados no deberían inmiscuirse en la AECT sólo actores directamente implicados como las universidades, administraciones locales, administraciones regionales, asociaciones empresariales y agentes sociales.

El ponente indicó que existen 60 AECT en todo el mundo, unas 14 en proceso de construcción y se pueden crear para gestionar un tema concreto. Así, puso como ejemplo la creación de una de ellas en los Pirineos para construir un hospital transfronterizo que actualmente funciona y da servicio a ciudadanos franceses, catalanes y también del resto de España.

Guillermo explicó que la Unión Europea nunca hizo una política exterior y eso hizo necesario que se crearan estas figuras transfronterizas . "En sus inicios la Comunidad Europea era un club de estados de carácter económico. Fueron alcaldes de zonas fronterizas los que crearon puentes para que los ciudadanos se relacionaran", añadió el ponente, quien explicó que ahí surge esta asociación cuya aportación es la integración europea. Uno de los conflictos más importantes que se solventó gracias a una AECT fue entre Irlanda e Irlanda del Norte, informó.

"Actualmente, se necesita a la UE más que nunca para fortalecer los procesos de cooperación transfronterizas. La clave es el bienestar de los ciudadanos, en la mayoría de los casos hay prejuicios, intereses espurios. Hay que debatir pero no se puede juntar el concepto de soberanía con la UE", añadió.

El abogado y exministro del gobierno de Gibraltar, Peter Montegriffo, completó la jornada con una ponencia sobre la evolución y las perspectivas de futuro para la convivencia transfronteriza entre ambos lados de la frontera.

El abogado gibraltareño indicó que Gibraltar y la comarca no son rivales sino deben ser socios porque existe una dependencia comercial sólida. "Hemos hablado muchos años de cómo mejorar esa convivencia, el proceso ha sido muy lento. No nos han faltado las ideas o las ganas pero sí el espacio político para llevar estas ambiciones. En definitiva ha faltado continuidad y política de Estado y los cambios de Gobierno en Madrid lo han impedido", explicó Montegriffo, quien añadió que se han dado pasos hacia adelante y hacia atrás y un triste ejemplo de lo último, fue el cierre del Instituto Cervantes, del que se preguntó cuales fueron los verdaderos motivos.

El exministro señaló que tanto el Grupo Transfronterizo como la asociación Mar del Sur han sido foros para la convivencia entre las partes. "Cuando a Gibraltar se le ha dado la mano p ara la colaboración la hemos estrechado aunque no la compartamos por completo", apuntó Montegriffo quien añadió que se ha creado mucha desconfianza por los continuas críticas de Madrid sobre los temas fiscales y la opacidad que siempre han dicho que tenía Gibraltar.

En este contexto, el pasado 23 de junio Reino Unido toma la decisión de abandonar la UE. "El brexit es el movimiento político más significativo desde la II Guerra Mundial. Es un momento de inflexión y se nos abre una etapa nueva en la tenemos que preguntarnos si seremos demócratas si será más importante la necesidad de nuestros pueblos o el chantaje estatal", ahondó. A este respecto, apuntó que se desconoce la forma de abordar el brexit, si bien apuntó que Gibraltar formará parte de este proceso de salida dentro de Reino Unido. "No hay posibilidad de imponer al pueblo lo que no quiere, por lo que la cosoberanía no es posible. Reino Unido no puede contemplar la propuesta con la que Gibraltar no está de acuerdo", aseguró. Por otro lado, añadió que puede existir un marco de oportunidades. "Existen consenso en la comarca y en la Junta de Andalucía para superar la situación y le pido al ministro Margallo y a Landaluce, con modestia y respeto, que reflexionen porque estamos en un periodo que va más allá de la política, está en juego la prosperidad de todos", aclaró Montegriffo, quien abogó por un marco de entendimiento para atraer inversiones y con acuerdos unánimes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios