semana santa

La imagen toma voz y palabra

  • El fotógrafo cofrade Daniel Gil interpreta un reflexivo Pregón Juvenil que acompaña de un brillante serial de escenas de la Pasión algecireña

Daniel Gil, en un momento de su Pregón. Daniel Gil, en un momento de su Pregón.

Daniel Gil, en un momento de su Pregón. / jorge del águila

Una imagen tiene la enorme cualidad de ser capaz de capturar numerosas experiencias en una sola impronta. Sensaciones, sentimientos, momentos, vivencias, emociones y por supuesto, devociones. Cuando se abrazan cuestiones que escapan a la razón y apelan a los sentimientos, las palabras se muestran esquivas para expresar aquello que se siente y en esa tesitura una imagen es capaz de hablar y recoger toda esa magnitud. Ése ha sido el regalo que durante los últimos años Daniel Gil Jiménez, uno de los fotógrafos más precoces y prolíficos que han puesto su talento al servicio de la Semana Santa en Algeciras, ha dedicado a los cofrades de la ciudad. Ayer, en la Parroquia de San Antonio, Gil puso voz y palabras a esas espectaculares imágenes para abrir el corazón y narrar lo vivido tras su privilegiado objetivo cada primavera.

El Pregón Juvenil de la Semana Santa de Algeciras, evento que organiza desde hace más de una década la Hermandad de la Sagrada Mortaja, estuvo brillantemente interpretado en su edición de 2018 por Daniel Gil. Una obra de honda y densa prosa que se sujetó, como máximo exponente de su claridad artística, en un brillante decálogo de 10 fotografías sobre los Titulares Cristíferos de Algeciras que fue descubriendo a medida que avanzó su texto.

El acto contó con la participación de la Banda de Música Virgen de La Palma que levantó el telón de la cita con la interpretación de la pieza 'Madre Hiniesta' para dar el preámbulo al pregón, posteriormente, con la marcha elegida por el pregonero: Caridad del Guadalquivir. José Manuel González-Rebolo Rosano fue el designado por el exaltador para llevar a cabo su presentación, el cual expuso elocuentemente la biografía cofrade de Dani [como es conocido por todos] y dio paso a los primeros versos del pregonero.

Gil agradeció su elección a la hermandad anfitriona y se mostró enormemente orgulloso de hablarle a la Algeciras cofrade, en esencia, por todas las muestras de cariño recibidas en los últimos años. Narró el profundo honor que siente cuando alguien se "emociona viendo una imagen" suya. De ahí su necesidad de narrarlo y contarlo; y además de ilustrarlo con su mejor estandarte, en este caso, sus fotografías sobre la Pasión algecireña: "la cámara fue mi medio para acercarme y vivirlo".

Realizó un recorrido atípico por los diferentes días y hermandades que componen la Semana Mayor en la ciudad; sin guardar el clasicista hilo conductor de dedicar un espacio a cada cofradía según su orden de salida procesional. Tuvo tiempo de hablar de las devociones del Domingo de Ramos y las saetas en Cine Cómico, las vivencias y nervios; así como la profunda emoción y recogimiento solemne que regala el Viernes Santo con Cristo muerto. Remarcó el fervor del Jueves Santo con su hermandad del Nazareno, la única corporación a la que pertenece Gil; así como la espectacularidad del Lunes Santo, sus andares de costero y el vaivén de bambalina. El evidente crecimiento del Miércoles Santo algecireño con Buena Muerte y la incorporación del Ecce Homo este año, también contó con protagonismo.

Momento cumbre, el de su texto, con el Martes Santo y el Cristo de Medinaceli. Gil arremetió con dureza sobre las críticas que siempre aparecen en este 'mundillo cofrade' cuando "es gracias a las hermandades y a su trabajo que Jesús y María puedan procesionar por las calles de Algeciras". "Es muy sencillo criticar desde fuera, cuando no se hace desde la devoción de trabajar 365 días al año por una cofradía", detalló el pregonero mientras rescataba que la crítica fundamentada siempre se ha de tener en cuenta si es con criterio. Interesantes argumentos que le llevaron a descubrir la última fotografía en la que aparecía Jesús de Medinaceli con el capote que le resguardó de la lluvia en su regreso al barrio de San Isidro en el año 2016. Una cuestión muy debatida en su momento y que desató comentarios de todos los colores en esa Algeciras cofrade. Algo que tomó Gil como base en su pregón para realizar una brillante exposición, de gran calado reflexivo, sobre lo "verdaderamente importante" y no perderse en cuestiones que poco se comparan al fervor, amor y devoción a una Imagen.

Novedoso, ilustrativo y entretenido Pregón Juvenil de la Semana Santa de Algeciras el que ofreció Daniel Gil en la mañana de ayer. Bonito acto, cerrado con otras dos marchas por parte de la Banda Virgen de La Palma y que deshoja un evento más hacia la carrera imparable que desembarca en el Domingo de Ramos. ¡Bravo pregonero! Sigue despertando todas esas emociones detrás de tu objetivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios