Un 'dictador' contra los elementos... y los ecologistas

  • El rodaje de la película de Sacha Baron Cohen indigna a los grupos de protección ambiental en su penúltimo día en Sevilla.

Comentarios 8

Pasaban pocos minutos de las 14:30 cuando empezó a caer la lluvia, que para entonces llevaba ya un buen rato amenazando con hacerlo, y el rodaje de El dictador se suspendió a toda prisa. Sacha Baron Cohen se retiró del balcón, donde se estaba dando un baño de multitudes disfrazado de su personaje, el sátrapa Aladeen, y apenas un par de minutos después abandonó la Plaza de España en un coche de lujo con los cristales oscuros de rigor. Larry Charles, el director de la película, se lo tomó con más parsimonia y menos protocolo de star-system, al enfilar hacia el hotel caminando bajo un paraguas.

Fue un imprevisto menor, ya que por la tarde la lluvia se interrumpió y durante toda la mañana se habían rodado varias tomas de la escena prevista en la agenda de la productora. En ella, el estrambótico dictador de la ficticia nación de Wadiya saluda y espolea a una muchedumbre que se amontona bajo el balcón principal de su palacio presidencial. Acompañado por la que parece ser su esposa en la ficción, Baron Cohen se entretuvo largamente en dirigir las ovaciones de su querido pueblo, el mismo que -tal como se rodó en la sesión del martes- acabará más tarde humillándolo al derribar su enorme estatua en el centro de la plaza, en una acción con evidentes resonancias de lo ocurrido con Sadam Husein. Pero ayer todos lo querían todavía, y ante la inflamada multitud de figurantes el actor se marcó un bailecito en el que rivalizaban la euforia y la ridiculez.

En el capítulo extracinematográfico, a la lluvia se sumó ayer la indignación que ha provocado el rodaje a Ecologistas en Acción. La razón es que desde varios días antes del comienzo del mismo, señaló el colectivo en un comunicado, "un buen número de vehículos, que incluyen camiones de gran tonelaje", han venido circulando y estacionando en "espacios señalizados como peatonales, en los que está terminantemente prohibido circular o estacionar vehículos a motor y que, además, están incluidos dentro del ámbito del parque catalogado como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Jardín Histórico". Los ecologistas fueron más allá y tildaron de "rocambolesca y prevaricadora" la actuación del Ayuntamiento, por permitir a Paramount Pictures que "haga y deshaga a su antojo [...] por encima de todas las normativas existentes". Tras efectuar esta protesta, registraron una solicitud de información ambiental.

Ajenos (o no) a la polémica, Baron Cohen y el resto del equipo técnico y artístico de la producción se trasladarán hoy al aeropuerto. Allí, en la antigua terminal, se desarrollará la última jornada de rodaje en la ciudad, y mañana estarán ya camino de Fuerteventura en busca de nuevas localizaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios