Coppola regresa al género gótico con 'Twixt'

  • Val Kilmer interpreta a un escritor de novelas de brujería en la nueva cinta del realizador, presentada en Toronto

Ya han pasado 20 años desde que Francis Ford Coppola estrenara su celebrada e influyente versión del gran clásico de Bram Stoker en el que Gary Oldman interpretaba al conde Drácula. Ahora, Coppola se inspira en otro de los maestros del terror de todos los tiempos, el escritor estadounidense Edgar Allan Poe, para Twixt, una historia de fantasmas y vampiros estrenada en el Festival de Cine de Toronto.

Twixt comienza con la llegada al desolado pueblo de Swan Valley de Hall Baltimore (Val Kilmer), un escritor de novelas de brujería de segunda categoría que tiene problemas con el alcohol y una pila de deudas. Allí, Baltimore recibe la oferta de coescribir una novela de vampiros junto al sheriff del pueblo. Y mientras busca inspiración en Swan Valley, "un pueblo de gente que quiere que la dejen sola", tiene visiones de un crimen cometido en el pueblo hace más de 50 años y cuyas víctimas -entre ellas una niña- vampiro interpretada por la estrella en ascenso Elle Fanning- siguen sin tener un descanso final.

Pero Twixt también es la conjura de la peor pesadilla que vivió Coppola en la vida real: la muerte de su primer hijo, Gio, en un accidente acuático en 1986. En la película, Hall Baltimore está atormentado por la muerte de su pequeña hija en un accidente de lancha.

"Una de las cosas más bellas de hacer cine es que aprendes tanto... Haciendo Tetro aprendí mucho sobre la relación con mi hermano mayor", afirmó ayer Coppola en conferencia de prensa en Toronto, acompañado por el protagonista de Twixt, Val Kilmer. "Todo padre se siente responsable de lo que le pasa a su hijo. En el fondo, me siento muy responsable. Pude entender eso haciendo la película. Pero no sé si me siento mejor", agregó el director.

En sus viajes por mundos imaginarios -o extraterrenales, no queda claro-, Hall Baltimore es acompañado por el fantasma de Edgar Allan Poe, unas escenas que Coppola eligió filmar en blanco y negro, con apenas algunos detalles en color como la luz amarilla del farol que sostiene Poe o la sangre escarlata que brota de los cuellos.

La anunciada utilización del 3D por parte del director de El Padrino se limita a apenas a dos escenas -una incursión en la torre del reloj del pueblo y una suerte de exorcismo con enormes chorros de sangre-, indicadas al espectador ampulosamente con una gran gafa que aparece en pantalla y que hizo reír a más de uno de los asistentes a la función para prensa e industria.

Escrita, dirigida y producida por Coppola, Twixt tiene vampiros, cuervos, relojes que marcan mal la hora, lunas llenas, lagos cubiertos de tiniebla y muchos otros elementos de los universos góticos. Y algunas escenas escalofriantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios