La Guardia Civil controla la entrada de pan desde Marruecos

  • Las panaderos de la ciudad ya han advertido de la crisis que padecen sus negocios

La Delegación del Gobierno en Ceuta ha puesto en marcha un dispositivo para extremar los controles sobre la entrada ilegal de pan procedente de Marruecos debido a la denuncia de la Asociación de Panaderos de Ceuta, que ha alertado sobre la grave crisis del sector por esta competencia desleal.

El ente gubernativo ha destacado que los controles se efectúan tras el encuentro mantenido entre el delegado del Gobierno, Jenaro García-Arreciado, y el presidente de la Asociación de Panaderos, José Manuel Ruiz.

Los agentes de la Guardia Civil iniciaron ayer unos controles en la aduana del Tarajal que separa la ciudad de Marruecos con la intención de decomisar las partidas de este producto destinadas a su posterior comercialización.

Las pequeñas cantidades de pan que para su consumo privado puedan portar los marroquíes que cruzan a diario la frontera no pueden ser retiradas pero sí las grandes cantidades. El pan de Marruecos se vende una pieza a 10 céntimos mientras que en Ceuta, donde quedan diez panificadoras, cuesta entre 40 o 50 céntimos la pieza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios