Delegación expedirá tarjetas para vigilar el flujo de porteadores

  • Está previsto utilizarlas en un futuro paso cuya construcción está pendiente del pronunciamiento de Marruecos

La Delegación del Gobierno está trabajando en la expedición de tarjetas para los porteadores marroquíes que transitan por la frontera de Ceuta, aunque sólo se distribuirán una vez que las autoridades marroquíes autoricen la instalación de un paso de mercancías paralelo al del Biutz.

Según ha explicado a este diario el delegado del Gobierno, Jenaro García Arreciado, "cuando Marruecos autorice la construcción de este nuevo paso, los porteadores entrarán y saldrán por el mismo sitio con unas tarjetas que permitan controlar y cuantificar su número". En los últimos meses la cifra de porteadores que transporta mercancía entre Ceuta y el país vecino ha crecido considerablemente y puede situarse entre las siete mil y las diez mil personas, según los últimos cálculos.

Para Arreciado, el Biutz, y los polígonos del Tarajal en su conjunto son en sí mismo una "contradicción en sus propios términos". "Hay unos empresarios ejemplares, otros lo son menos. Algunos se quejan del excesivo flujo de porteadores y luego por la noche los acogen en sus naves, también se quejan de los bultos, y otros empresarios actúan como consignas de esos mismos bultos...Es decir, hay una serie de contradicciones, cuyo caso más claro son las ordenanzas que acaba de aprobar la Asamblea".

En este sentido, el delegado ha señalado no conocer las nuevas normas, aunque tienen previsto pedir una copia de las ordenanzas para estudiarlas y que la Ciudad "tenga también nuestro criterio". Arreciado asegura que es precisamente con estas normas "por donde se tendría que haber empezado hace mucho tiempo".

"La Ciudad organiza aquí una actividad y está viendo año a año que va mal, lo cual por una parte es bueno para Ceuta y por otra parte es malo, pues...así va". A su juicio, las ordenanzas han llegado "muy tarde, pero al menos han llegado. La idea me parece buena, la apoyé desde un principio, aunque no me puedo pronunciar sobre su contenido porque la desconozco".

Pero Arreciado cree que las nuevas ordenanzas para el Tarajal por sí solas no conseguirán el objetivo de ordenar unos polígonos comerciales como no se ha visto en otro sitio de España, sino que es necesaria una intervención más directa, en este caso, de la Ciudad Autónoma por ser la competente en la materia. "Hay que vigilar algunas na ves que tienen productos tóxicos y peligrosos, como los neumáticos, y que un buen día pueden ocasionar un problema".

Destaca que los polígonos comerciales, en cualquier otra ciudad española son espacios urbanísticamente ordenados y también en sus tráficos, con normas de funcionamiento internas, comunidades de propietarios que se encargan de algunas funciones de vigilancia...

"Todo esto no existe en el Biutz y el resultado final no puede ser otro que el caos, porque no hay reglas de funcionamiento, aunque esto debe mejorar con unas ordenanzas que, insisto desconozco", reitera García Arreciado, que afirma que si por algo destaca el Tarajal y el Biutz "es por la total ausencia del imperio de la ley. No hay normas ni planificación y aquello es muy difícil de controlar. Lo que podemos hacer es tratar de impedir que ese caos no se convierta todos los días en una tragedia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios