Absuelto un ceutí de una violación y un secuestro cometidos hace 22 años

Comentarios 0

Mohamed K, un ceutí acusado de la violación y detención ilegal de una joven en Ceuta hace más de 22 años, acaba de ser absuelto de ambos delitos por la Audiencia Provincial de Cádiz.

Encarcelado en su día por unos hechos cometidos en Ceuta, el 1 de julio de 1985, cuando la víctima fue violada colocándole una botella rota en el cuello y posteriormente encerrada en una chabola hasta el día siguiente, Mohamed K. estuvo más de un año en prisión preventiva. Puesto en libertad a la espera de juicio, huyó a Marruecos, dictándose en su contra una orden de busca y captura que no se ha podido ejecutar hasta hace poco: más de 20 años después, cuando ha sido detenido en un control en la frontera y enviado a prisión para ser juzgado, lo que ahora acaba de hacerse en la Sección Tercera de la Audiencia, en Cádiz. Y aunque la víctima, reviviendo el horror sufrido hace más de dos décadas, lo ha identificado, se ha ordenado su puesta en libertad al considerar el tribunal que no ha quedado acreditada la participación del procesado en los hechos que se juzgaban por irregularidades cometidas en la fase de instrucción.

El Ministerio Fiscal había calificado los hechos como constitutivos de un delito de detención ilegal y otro de violación, solicitando para Mohamed K. cuatro años de prisión por el primero, y seis por el segundo, diez años en total. La defensa del acusado solicitó la libre absolución, y alternativamente, seis meses de prisión por detención ilegal con la rebaja de la pena en dos grados, y año y seis meses por violación, junto a la aplicación de la circunstancia "muy cualificada de dilaciones indebidas", reza la sentencia.

No obstante, el tribunal estima que no ha quedado acreditada la participación de Mohamed K. pues la única prueba se reduce al reconocimiento fotográfico practicado en el acto del sumario, "el cual carece de las necesarias garantías para fundamentar la autoría". Y esto es así porque, reprocha la sala, "en sede de instrucción no se practicó ninguna diligencia de reconocimiento en rueda, y ello pese a que el procesado estuvo en situación de prisión provisional más de un año". Y aún cuando la víctima dijo estar segura de que era el mismo que la atacó, "estimamos que más de 22 años después la fiabilidad de tal reconocimiento resulta cuestionable", sostienen los magistrados, que aluden además a otros detalles "que no encajan". Entre otros, la declaración de la víctima, que en el juicio dijo que creía recordar que su atacante era calvo (así está en la actualidad Mohamed K.) y cuando fue agredido, lo identificó como de pelo negro y rizado. Y es "tal debilidad probatoria" la que ha inclinado a la Sala a declarar la absolución.

más noticias de CEUTA Ir a la sección Ceuta »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios