Seis de cada diez trabajadores sufren estrés postvacacional

  • Se manifiesta en forma de dolores de cabeza, desmotivación, alteraciones en el sueño y en el apetito. La mitad de los españoles admite que saber que tiene un empleo contribuye a mitigar sus efectos.

La actual situación económica y los cambios planteados en la actual legislación laboral no han modificado determinados patrones de comportamiento. Un 60% de los trabajadores sufre estrés postvacacional, según Randstad, que ha realizado una encuesta entre profesionales repartidos por toda la geografía española con el objetivo de establecer una radiografía de la situación laboral actual. Este dato refleja un aumento del 4% respecto a la muestra del año pasado.

En cuanto al tiempo de duración de este estado emocional, hay diferencias. Mientras que a un 44% de los encuestados el estrés postvacacional le dura entre uno y tres días, un 16% admite que esta percepción les suele afectar algo más de una semana, lo cual supone un inconveniente para el desempeño de su labor profesional.

Según los expertos, se trata de las dificultades propias que conlleva adaptarse a un nuevo ritmo de vida, lo que se manifiesta en irritabilidad, insomnio o tristeza, pasando también por los dolores de cabeza, alteraciones en el apetito o la desmotivación, entre otros.

Retos pendientes

"Es importante marcarse objetivos sencillos y alcanzables en la primera semana para conseguir el ritmo de trabajo anterior a las vacaciones. Si se ha descansado, las energías renovadas tienen que servir para afrontar los retos que quedan pendientes. Por este motivo, los primeros días son clave para ponerse al día y revisar el calendario de actividades anual" asegura Rita González, responsable de RRHH de Randstad.

Uno de los aspectos que sí han cambiado con la actual situación económica tiene que ver con que más de la mitad de los españoles (55%) asegura que el hecho de saber que cuenta con un empleo contribuye a amortiguar los efectos del estrés postvacacional, ya que siete de cada diez trabajadores encuestados (73%), además, se muestra afortunado por continuar en su actual empresa y muy pocos optan por el cambio a la vuelta del merecido descanso estival.

Aunque la diferencia es insignificante, las mujeres (51%) padecen más esta manifestación que los hombres (49%). Por edades también hay diferencias. Los trabajadores de entre 25 y 35 años (44%) son los que con mayor fuerza experimentan el impacto de volver al trabajo tras las vacaciones, mientras que los mayores de 45 años (10%), es decir, los que se encuentran más cerca de la jubilación, son los que mejor sobrellevan la vuelta a la rutina y a las cargas laborales.

Consejos

El neurólogo Antonio Yusta Izquierdo, del Hospital USP San Camilo de Madrid, hace las siguientes recomendaciones para lograr una mejor adaptación a la rutina y evitar el estrés:

1. Tomarse el regreso a la actividad con tranquilidad: los síntomas son transitorios y en la mayoría de las ocasiones no suponen una alteración importante en la calidad de vida.

2. Volver al ritmo circadiano o biológico: volver a las horas fijas de descanso nocturno y de las actividades que veníamos realizando antes de las vacaciones.

3. Evitar la toma de estimulantes a partir de ciertas horas del día: la ingesta excesiva de café o té, sobre todo a última hora de la tarde, puede producir dificultad para conciliar el sueño a pesar de la sensación de cansancio.

4. Tampoco es aconsejable realizar actividad física importante antes de irse a la cama; el cansancio excesivo provoca insomnio.

5. Hidratarse bien: la adecuada hidratación (beber de 2 a 3 litros al día) mejora la sensación de cansancio.

6. Mantener un ritmo sano de sueño: de entre 7 y 8 horas, según las personas. Cada individuo tiene que descansar las horas a las que está acostumbrado, evitando también un  número de horas excesivas.

7. Evitar siestas prolongadas. No más de 30 minutos.  Es aconsejable que sea de esa duración, se ha visto que mejora el rendimiento durante la tarde.

8. Realizar las actividades que supongan más concentración mental cuando más despejados estemos. Esto es variable según las personas. Unas lo están a primera hora de la mañana y otras a última hora de la tarde.

9. Tener una actitud positiva: el exceso de tensión emocional puede retrasar la desaparición de los síntomas.

10. Si los síntomas de cansancio y somnolencia perduran más de dos semanas, acudir al neurólogo.

Estrés laboral

Según un sondeo de Randstad del mes de marzo, un 58% de los españoles reconoce que el trabajo afecta a su salud, mientras que un 28% admite que sólo se ve perjudicado en momentos de estrés laboral.

Varios estudios de la Unión Europea constatan que el estrés causa actualmente entre los ciudadanos comunitarios más de la mitad de las bajas laborales. De hecho, en España se ha detectado durante los últimos meses, según datos de la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo, un aumento de los casos de incapacidad temporal en el trabajo motivados por este tipo de patologías y eleva el conjunto de estos trastornos en la UE hasta el 60% de las bajas laborales de los ciudadanos comunitarios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios