Griñán afirma que Andalucía es un "testigo incómodo" para los recortes

  • El presidente andaluz sale en defensa de los funcionarios y del mundo rural

Comentarios 0

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, le dio la munición por la mañana en Sevilla y José Antonio Griñán disparó por la tarde en Huelva. Si el día antes se celebraba el Bicentenario de La Pepa, así se las ponían a Fernando VII, debió pensar el candidato socialista. La puerta abierta por el Gobierno central para que los ayuntamientos e instituciones públicas que se acojan a su plan para pagar la deuda a proveedores puedan despedir a trabajadores o bajarles el sueldo, así como las propias palabras de Montoro en el club Antares -"Los ayuntamientos no son oficinas de colocación"-, dieron al presidente de la Junta el argumento perfecto para salir en defensa de los funcionarios: "Nos han criticado por la reforma de la función pública, pero aquí no se ha despedido a ningún funcionario. Y hoy nos encontramos con que para cobrar los ayuntamientos van a tener que despedir a empleados públicos. Y para que sea más fácil, la reforma laboral ya tiene un artículo que lo facilita".

Crecido en su mayor acto electoral de lo que va de campaña, ante las algo más de 1.000 personas (1.500 según la organización) que asistieron en el polideportivo de Las Américas de Huelva a un café-mitin, Griñán afirmó que Andalucía es un "testigo incómodo" para los cambios que propugna el PP.

"Nunca se ha hablado tanto de Andalucía como ahora, pero quienes más hablan de Andalucía son aquellos que no quieren que resistamos en Andalucía, aquellos que quieren que sea cubierta por la marea conservadora", señaló el candidato, que luego sostuvo que Andalucía es un "testigo incómodo para la derecha y sus aliados, para quienes hablan del cambio porque saben que aquí hacemos las cosas de otra manera, que aquí sabemos que salir de la crisis no significa recortar derechos, ni la educación, ni la sanidad, ni la dependencia".

En la línea de una campaña centrada en defender las prestaciones sociales y sobre todo en señalar el peligro que a su juicio supondría para ellas un gobierno de Javier Arenas, Griñán insistió en que ningún cambio "puede hacerse de golpe, nadie se lo cree, las cosas hay que hacerlas con el trabajo y esfuerzo constantes, día a día".

El secretario general del PSOE-A negó que con un cambio "que significa recortes de derechos sociales y laborales" se pueda acabar con el paro y generar riqueza. También reprochó al PP una reforma laboral "en la que el objetivo es el despido" y reiteró que la causa principal de la crisis es la falta de financiación. "Pero con los bancos es más difícil meterse, es más fácil hacerlo con los trabajadores", apuntó.

Griñán invitó a mirar el mapa de España y a ser conscientes de que en este momento "somos los únicos que podemos parar lo que está ocurriendo". "Andalucía cumplió una misión histórica hace 30 años, cuando luchó por la igualdad de todos los españoles fueran de donde fueran. Ahora tenemos otro desafío, frenar a la derecha que viene con recortes de derechos", dijo.

La caravana socialista se dirigió luego a Palos de la Frontera, donde mantuvo un encuentro con más de un centenar de agricultores de la comunidad. Fue su tercera cita sectorial con el mundo agrario y rural, al que hace constantes guiños. Como lo fue el gesto que tuvo al afirmar que la agricultura es "el mayor éxito de estos treinta años de autonomía andaluza". "La agricultura puede decir con orgullo que ha sabido hacer mejor los deberes que nadie, sin especular, respetando los recursos y el equilibrio de la población en el territorio", subrayó.

Etiquetas

más noticias de ELECCIONES ANDALUZAS 2012 Ir a la sección Elecciones Andaluzas 2012 »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios