La última patera que llega a la costa andaluza deja 15 muertos, 9 de ellos niños

  • Catorce de las víctimas perecieron durante la travesía y una mujer más fue hallada sin vida ya en puerto · Los cadáveres fueron arrojados al mar por dos de los tripulantes

La costa almeriense fue testigo en la madrugada de ayer de la cara más amarga de la inmigración irregular con la llegada de los 33 supervivientes de una patera que tuvieron que tirar por la borda al mar los cuerpos sin vida de 14 de sus compañeros de viaje, entre los que se encontraban nueve niños de entre uno y cuatro años.

Salvamento Marítimo activó, nada más conocer el testimonio de los inmigrantes que lograron sobrevivir, un amplio dispositivo de búsqueda de los cadáveres en aguas del Mar de Alborán. Hasta la zona en la que fue localizada la embarcación, a unas 25 millas de Faro Sabinal, se desplazó ayer un remolcador y el avión Serviola II para peinar un perímetro de 240 millas cuadradas con el fin de dar con los cuerpos de los fallecidos.

Procedentes de Kenia, Gambia, Senegal, Nigeria y Camerún, 48 inmigrantes iniciaron el pasado 3 de julio su odisea en una zodiac de seis metros de eslora partiendo desde Alhucemas, donde cada uno de ellos pagó 1.200 euros por el dramático viaje. El motor de la embarcación, un Yamaha de 25 caballos de potencia, sufrió una avería y los dejó sin alimentos, ni agua, a merced a su suerte en alta mar en pleno temporal. Los niños de uno a cuatro años de edad, los más débiles, fueron los primeros en morir, y les siguieron hasta seis adultos. Según han reconocido algunos de los 33 supervivientes, 13 mujeres, 19 hombres y un bebé, designaron a dos de los tripulantes para arrojar al mar los cadáveres de los muertos. Lo hicieron en los días previos al rescate y en las proximidades de la zona en la que la zodiac estuvo a la deriva.

Las madres que viajaban en la denominada patera familia, en un estado de shock y desfallecidas, tuvieron que soportar cómo les arrebataban los cuerpos sin vida de sus bebés para arrojarlos por la borda. Sus rostros, al llegar hasta el Puerto de Almería, reflejaban un profundo dolor emocional, muy superior al que padecían por las fiebres, las dificultades para respirar y las quemaduras de este viaje que se ha convertido en el suceso más grave de 2008 en nuestro país. Supone además la segunda tragedia de la semana de la inmigración frente a las costas de Andalucía después de que el pasado lunes desaparecieran catorce personas al volcar una patera frente a la costa de Motril (Granada).

Según ha podido conocer este periódico, fue la tripulación del velero Telefónica Negra el que dio la posición exacta de la zodiac tras la búsqueda de un buque, un avión y un helicóptero de Salvamento Marítimo y la patrullera Cabo de Gata, la última que se ha incorporado a la Guardia Civil de Almería. Los tripulantes tuvieron el primer contacto telefónico con el 112 a las seis de la tarde, pero no se pudo determinar dónde estaba la patera hasta que cayó la noche. No quisieron hacer uso del móvil hasta avistar tierra porque, tras siete días de viaje, apenas tenían batería. Nada más llegar al puerto fueron asistidos por un grupo de unos 25 voluntarios de Cruz Roja, quienes tuvieron que llevarlos en brazos porque muchos de los 33 supervivientes a la catástrofe en aguas del Alborán apenas podían mantenerse en pie.

El primero en bajar fue el pequeño que continúa ingresado en la UCI pediátrica de Torrecárdenas y a continuación lo hizo su madre.

Casi todos se encontraban en muy mal estado de salud. Seis se trasladaron a los hospitales de la provincia y el resto se instalaron en los módulos de acogida de las instalaciones portuarias. En la embarcación viajaba, además, una mujer sin vida. Según fuentes de la Guardia Civil, la hallaron desfallecida, tumbada en el suelo de la cubierta e inconsciente. Los resultados de la autopsia que se le practicó ayer revelan que murió poco antes de ser rescatada la patera por inanición, hipotermia y deshidratación.

El subdelegado del Gobierno en Almería, Miguel Corpas, precisó ayer que las 27 personas que pudieron ser rescatadas y no han precisado atención médica urgente se encuentran en el módulo de acogida del Puerto, atendidos por personal de Cruz Roja y del Servicio Andaluz de Salud (SAS). Los 19 varones adultos serán trasladados hasta el Centro de Internamiento de Extranjeros de Algeciras, como ocurrió con los supervivientes al reciente naufragio en la costa de Motril, mientras que las ocho mujeres serán puestas a disposición de las asociaciones y ONG de la provincia, con la única excepción de la madre del bebé ingresado que será acogida en el centro de la Cruz Roja en Lucena (Córdoba).

Corpas detalló que la incoación de los expedientes de expulsión del territorio nacional de los 19 hombres se hará de forma inmediata y "no es incompatible con la aplicación de medidas excepcionales" como se ha planteado desde el Gobierno. El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, advirtió ayer de que "habrá que estudiar" las posibles "excepciones" a la "norma general" de repatriar a los inmigrantes irregulares. López Garzón aseguró que "la norma general es que el que llega ilegalmente a este país sea devuelto a su país" pero negó la posibilidad de a los supervivientes se les dé la nacionalidad española.

En la provincia de Almería se rescataron a lo largo del pasado año 20 cuerpos sin vida en el Mar de Alborán. La asociación Pro Derechos Humanos cifra en 921 los fallecidos en su intento de llegar a las costas españolas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios