Málaga

Secuestran a un hombre y piden un rescate de medio millón de euros a su hermano en Málaga

  • Ha sido liberado en Tarragona en una operación coordinada por la Ertzaintza y la Guardia Civil

  • La misma banda criminal, cuyos miembros han sido detenidos, ya lo había raptado en 2012

Un vecino de Errenteria (Gipuzkoa) que sufrió un secuestro en 2012 ha sido secuestrado de nuevo por la misma "peligrosa organización criminal francesa", cuyos miembros han sido detenidos en una operación coordinada por la Ertzaintza y la Guardia Civil, que ha conseguido liberar a la víctima en Tarragona.

El suceso se produjo el pasado 9 de diciembre, cuando la víctima salía de su domicilio sobre las 20:00 y cuatro hombres lo abordaron e introdujeron violentamente en un vehículo tras golpearlo fuertemente y amenazarlo con una pistola.

En la madrugada del día siguiente, un hermano del secuestrado denunció en la comisaría de la Ertzaintza de Errenteria que los raptores se habían puesto en contacto con otro hermano de ambos, que reside en Málaga, a quien le habían reclamado un rescate de medio millón de euros como condición para no matar a su familiar, según han informado la Guardia Civil y la Policía vasca en sendas notas.

Las investigaciones comenzaron a coordinarse entre ambos cuerpos al sospecharse que los captores había abandonado el País Vasco, después de lo cual se pudo situar a la víctima en Alicante, donde ha sido detenida una quinta persona acusada de acogerlos en su vivienda.

Durante el cautiverio, la organización criminal mantuvo numerosos contactos telefónicos con el hermano de la víctima para establecer las condiciones de la liberación, pero las negociaciones fracasaron y los secuestradores decidieron huir a Francia el 11 de diciembre con el propósito de acabar con la vida de su rehén.

Se estableció entonces un dispositivo para evitar la fuga compuesto por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) y de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, y coordinado por el Area de Delitos contra las Personas de la División de Investigación Criminal de la Ertzaintza, y se pudo localizar y controlar los movimientos de los secuestradores cuando viajaban con la víctima por la autopista del Mediterráneo.

Los captores se dirigían a Francia en dos turismos con matrícula del país galo: en uno viajaba el secuestrado y otro era utilizado como "lanzadera" para detectar e informar de una eventual presencia policial.

El primero fue interceptado en una estación de servicio de L'Arboc del Penedés (Tarragona), la víctima fue liberada y dos de los raptores detenidos.

Una hora después, los dos que viajaban en el vehículo "lanzadera" fueron arrestados cuando se hallaban a tres kilómetros de la frontera franco-española de La Jonquera (Girona).

En ese vehículo se intervino una pistola eléctrica o "taser", camuflada bajo la apariencia de un teléfono móvil, además de diverso material relacionado con los hechos.

Según la Ertzaintza, los autores se deshicieron además de un arma de fuego en algún momento del trayecto.

Los arrestados, de entre 27 y 40 años, dos de los cuales participaron en el secuestro anterior de esta misma persona, ocurrido en febrero de 2012, fueron puestos a disposición de los Juzgados de Guardia de los lugares en los que se produjeron las detenciones, y se decretó el ingreso en prisión de todos ellos.

La víctima, que fue trasladada al centro de salud más próximo, presentaba "evidentes lesiones producidas por los golpes recibidos en el momento de su secuestro" y se encontraba "aturdida debido a la vivencia sufrida".

Tres días después, se reencontró con su familia en la sede territorial de la Ertzaintza en Oiartzun, localidad próxima a Errenteria, en presencia de los agentes de la Ertzaintza y de la Guardia Civil que lograron su liberación.

La operación registró un nuevo episodio el pasado lunes, 15 de enero, con la detención en Alicante a la persona que presuntamente escondió en su vivienda a la víctima y sus cuatro secuestradores, un varón de 47 años que también ha ingresado en prisión.

Todas las actuaciones policiales han sido dirigidas por el Juzgado de Instrucción Número 4 de San Sebastián en colaboración con el fiscal adscrito a ese mismo juzgado.

No obstante, la Ertzaintza y la Guardia Civil continúan con la investigación y no descartan nuevas detenciones.

Cuando la víctima fue secuestrada en hace seis años, cuando también se exigió a sus allegados una fuerte suma de dinero, intervinieron en el operativo la Policía vasca y la Gendarmería francesa.

Aquel caso se resolvió cuatro días después con la liberación del rehén en Tolouse. Se detuvo a tres implicados, dos de los cuales se encuentran entre los cuatro arrestados el 11 de diciembre, a los que se intervinieron dos fusiles de asalto, una pistola y un revólver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios