El fiscal acusa a un profesor de un instituto de Granada de abusos sexuales a alumnas

  • El Ministerio Público ve a la Junta como posible responsable civil subsidiaria · El docente se enfrenta a dos años de cárcel

Comentarios 1

Un profesor del Instituto Juan XXIII del Zaidín, de Granada, se tendrá que sentar en el banquillo de los acusados por, presuntamente, haber realizado tocamientos a cuatro de sus alumnas, todas ellas menores de edad, mientras desempeñaba su función. El docente, que tras ser denunciado y arrestado en marzo, fue apartado de su puesto de trabajo, se enfrenta a dos años de prisión, cuatro de inhabilitación para empleo o cargo público y multas que ascienden a 6.480 euros.

Según el Ministerio Fiscal, el procesado "mostraba siempre una actitud exageradamente cariñosa las alumnas, procediendo en principio a darles pequeños pellizcos en la cara y brazos, para, posteriormente, realizar actos de tocamientos libidinosos".

El primer caso, con una estudiante que actualmente tiene 20 años, supuestamente ocurrió en marzo de 2009, cuando se encontraban en clase, "procediendo a tocarle de forma reiterada el pecho con la palma de la mano, hasta que ella tuvo que apartarse".

La segunda supuesta víctima fue una menor de 16 años. Los presuntos tocamientos se produjeron en noviembre del año pasado, cuando el docente fue a "acariciarle el cuello", lo cual hizo "introduciendo la mano por la parte superior del jersey, tocándole el tirante izquierdo del sujetador". El mismo día sucedió el tercer episodio, cuando, presuntamente, a otra alumna de 17 años, "pellizcó su cara y dejando caer la mano le acarició tocando su pecho derecho". Días después, ya en diciembre, supuestamente volvió a repetir el gesto con la misma joven, a la que le pidió que se quedara después de las clases y, "tras manifestarle que no necesitaba estudiar sus asignaturas para aprobar, procedió a acariciarle el brazo y pecho izquierdo".

La cuarta denunciante es otra pupila también de 16 años. En su caso, el procesado había sido su profesor el curso anterior y ambos coincidieron en la habitación donde está la fotocopiadora del centro. Allí, según el fiscal, "procedió primero a acariciarle el pelo y, posteriormente, a rozarle el pecho izquierdo con la mano en diversas ocasiones, pidiéndole de igual manera que le diera un beso de despedida de navidad, a lo que ella se negó".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios