Andalucía

Un hombre se entrega después de matar a su hijo en El Ejido

  • El presunto autor del parricidio es rumano y los vecinos apuntan a que actuó contra su mujer, madre del niño, cegado por los celos

Agentes de la Guardia Civil, ayer en la calle en la que tuvo lugar el suceso. Agentes de la Guardia Civil, ayer en la calle en la que tuvo lugar el suceso.

Agentes de la Guardia Civil, ayer en la calle en la que tuvo lugar el suceso. / rafael gonzález

Duelo y luto en Balerma (El Ejido, Almería). La provincia se vio sacudida una vez más por la muerte de un niño -después del caso de Gabriel Cruz-, en esta ocasión a manos de su propio padre, quien lo habría apuñalado por motivos que aún están siendo investigados pero que según los vecinos del agresor podrían estar relacionados con los celos del progenitor hacia su pareja. Según los testimonios recogidos por este diario, el hombre se encontraba con sus dos hijos en el domicilio mientras la madre trabajaba en un invernadero cercano. Él mismo la habría llamado para avisarle de lo que había hecho y después avisó a la Guardia Civil. Tanto el hijo mayor (estudiante de sexto de Primaria) como la madre fueron trasladados al Hospital de Poniente con sendas crisis de ansiedad.

Los hechos tuvieron lugar a primera hora de la tarde en la Calle del Mar de Balerma, en el hogar de esta familia de origen rumano que lleva asentada desde hace años en este núcleo de población en el que, de hecho, nacieron los dos vástagos que la pareja tiene en común. La madre se encontraba en ese momento trabajando y el padre, de en torno a 40 años y según parece desempleado, estaba solo con sus hijos de 9 y 12 años en el hogar familiar. En un momento dado, y sin que tampoco haya trascendido cómo se desencadenaron los hechos, el ahora detenido apuñaló a su hijo, dejándolo tendido en un gran charco de sangre. Acto seguido, según algunas fuentes, llamó a su esposa y le comunicó el parricidio que acababa de cometer, y a continuación hizo lo propio telefoneando al instituto armado. Tras conocer por boca del propio hombre el suceso varias dotaciones de la Guardia Civil acudieron al lugar de los hechos. El arrestado, que había aguardado hasta entonces sin moverse de allí, se entregó sin resistencia a los miembros de la Benemérita. En paralelo, el instituto armado dio la voz de alarma al 061, que a su vez movilizó al equipo de emergencias de El Ejido y a una ambulancia de urgencias. Sin embargo, el personal médico no pudo hacer nada para salvar la vida del pequeño y certificó la muerte del mismo tras la agresión por arma blanca.

Lo que sí tuvieron que hacer los sanitarios fue trasladar al Hospital de Poniente, el centro médico de referencia en esta comarca, a la madre y al hermano del niño, ya que ambos sufrieron una crisis de ansiedad tras la luctuosa muerte del niño.

Así las cosas, los equipos de Policía Judicial y Policía Científica de la Guardia Civil fueron los siguientes en hacer acto de presencia en Balerma para recoger todo tipo de pruebas, muestras y testimonios que serán recogidos en el atestado que será entregado en un plazo máximo de 72 horas junto al detenido al juzgado de guardia que se haga cargo de la instrucción de la causa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios