Suceso

Denuncian la agresión de un menor a una niña con una navaja

  • La pequeña recibió un corte en el antebrazo al protegerse la cara del ataque

Parque de Beas donde ocurrieron los hechos. Parque de Beas donde ocurrieron los hechos.

Parque de Beas donde ocurrieron los hechos. / m.g.

La familia de una menor de Beas ha presentado una denuncia ante la Guardia Civil por la agresión con arma blanca que ha sufrido una de sus hijas por parte de otro menor.

Según ha relatado a este periódico Sara Lozano, la madre de la pequeña, la agresión se produjo el pasado domingo, sobre las 18:30, en el parque municipal de la localidad, cuando un niño de once años atacó a su hija Ana de doce con una navaja en una discusión infantil.

La niña fue trasladada al servicio médico de Trigueros y precisó de tranquilizantesNo es de recibo que un chaval vaya a jugar al parque con un arma blanca en el bolsillo"

La madre explicó que su hija se encontraba jugando con su hermana de ocho años en el parque cuando fue increpada por otro niño, el cual, fruto de un intercambio de palabras entre ambos, sacó una navaja de su bolsillo e intentó herir a la niña en la cara, momento en el que ésta "tapó su rostro con el brazo, por lo que fue herida en el antebrazo sin causar un daño mayor en el rostro".

Lozano detalló que el chaval intentó nuevamente herirla con el arma blanca en el abdomen pero que lo evitó un adolescente también menor que se encontraba en el lugar, quien lo retuvo y le quitó la navaja, avisando de inmediato a los padres de las dos menores.

La niña fue trasladada al servicio médico de Trigueros (Beas no dispone de medido de urgencias), aunque no precisó de puntos de sutura, ya que la herida es de aproximadamente 1,5 centímetros, aunque sí alcanzó el hueso del antebrazo de la menor, que también sufrió varios rasguños.

"Si mi hija no se protege la cara estaríamos hablando de otra cosa", señaló la madre de la pequeña, que sí fue sometida a un análisis de sangre por la profundidad del corte para determinar otras posibles consecuencia, al desconocerse la procedencia del arma blanca, una navaja multiusos de pequeñas dimensiones.

No obstante las dos niñas, por recomendación médica, tuvieron que tomar tranquilizantes naturales para poder conciliar el sueño en la noche. La más pequeña está muy afectada por lo sucedido, y la agredida inicialmente se negaba a acudir al centro educativo del municipio en el que recibe formación académica.

La más pequeña de las dos hermanas, la de ocho años, va al mismo colegio que el agresor, mientras que la agredida recibe formación en el instituto de la localidad.

"Mi niña es muy aprensiva y tras el incidente no quería ir a clase, pero ella tiene que hacer una vida normal y superar el trauma. No quiero que se esconda de nadie", indicó Lozano, si bien insistió que se encuentre aún "insegura, nerviosa y atemorizada por un hecho como este, además teniendo en cuenta la edad de que tiene".

Además lamentó que un niño de 11 años salga a jugar a un lugar público portando una navaja en el bolsillo y que no dude en utilizarla a la primera de turno.

La madre de la agredida lamentó también que los padres del menor no se hayan puesto en contacto con ella ni se hayan preocupado por el estado de su hija.

"Los padres y el chico son del pueblo y aquí nos conocemos todos. De hecho la persona que me llamó para decirme lo del altercado es amiga de la madre del chaval, pero ni siquiera me ha llamado", manifestó Sara Lozano, al tiempo que hizo una llamada de atención para evitar que vuelvan repetirse hechos como el sucedido, y para que prevalezca la educación en valores de paz, igualdad y solidaridad.

La Guardia Civil de Moguer (Beas no tiene cuartel permanente) ha señalado que las diligencias instruidas se remitirán a la Fiscalía de Menores para que se pronuncie al respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios