'caso malaya'

Roca admite que compró lotería premiada para eludir impuestos

  • El ex asesor marbellí sobrevaloró los cuadros para garantizar su cobro en caso de robo.

Comentarios 15

La sorpresa marcó ayer la reanudación del juicio por el caso Malaya. El ex asesor urbanístico y presunto cerebro de la trama de corrupción en Marbella, Juan Antonio Roca, reconoció durante su declaración que compró billetes de lotería premiados por un valor de 646.000 euros para no pagar impuestos. "El único sentido de esta compra era evitar el impuesto que tenía el dinero de mi mujer", aseguró el ex asesor marbellí ante las preguntas del fiscal anticorrupción Juan Carlos Caballero.

Roca, que comenzó ayer con las declaraciones el tercer bloque del caso Malaya sobre el blanqueo de capitales relacionado con la compra de obras de arte y boletos premiados, quiso exculpar en todo momento a su mujer, María Rosa Jimeno Jiménez, a su hija, María Roca Jimeno, y a su cuñado Antonio Jimeno Jiménez, procesados también en el bloque. "Mi mujer y mi hija nunca han tenido conocimiento de mis negocios y de las cuentas bancarias", aseveró Roca a la vez que añadió que su cuñado también desconocía lo que él hacia y que solo le ha causado "trastornos y muchos problemas".

Anticorrupción mantiene que en apenas seis meses, entre el 2 de marzo y el 30 de septiembre, a la familia Roca le habrían tocado cinco premios, por un importe total de 646.033,19 euros. Así, el ex asesor de Urbanismo admitió que había comprado boletos premiados y que "normalmente" se paga el boleto más una gratificación.

Según relató Roca, el primer boleto premiado, valorado en 384.600 euros, fue pagado con su dinero, mientras que los restantes los adquirió con los 198.000 euros que había recibido "en b" tras vender una vivienda de su mujer. "El dinero era de mi mujer pero lo tenía yo en la caja que tenía en la casa", reconoció el presunto cerebro de la trama.

La compra de billetes de lotería premiados no fue el único hecho que reconoció ayer Roca. El ex asesor de Urbanismo también admitió que infló el valor de algunos cuadros para garantizar el cobro en el caso de robo. Roca explicó que la aseguradora que contrató le pagaba la mitad del valor de las obras en caso de sustracción, por lo que sobrevaloró las obras de arte, que en algunos casos llegó a duplicar, para garantizar el cobro del 100%. "Los cuadros valen menos de los precios que estimé para el seguro", afirmó el presunto cerebro del caso Malaya, quien relató que contrató un seguro de más de 8 millones de euros para unos cuadros que le había comprado a Jean Leopold Alfred Fournets, también procesado en esta causa, y que "sobrevaloró" en más de 5 millones de euros.

No obstante, quiso dejar claro durante todo el interrogatorio que la colección de arte que fue adquiriendo no es tan valiosa como la Policía piensa. Aludió a la sobrevaloración de los cuadros y a que no todas las obras de arte que aparecen en los informes fueron adquiridas, sino que en muchas de ellas simplemente mostró "su interés", para reducir los 26 millones calculados por la fiscalía a los diez que relata Roca.

Durante la declaración, Roca reconoció haber pagado 5 millones a Fournets en obras de arte y decoración, mientras que la fiscalía estima que fueron 7,8 millones. Asimismo, señaló que le pagaba las obras a plazos, por lo que Fournets las conservaba hasta que se pagaban en su totalidad. La forma de pago, según relató Roca, fue siempre a través de cheques y, muy rara vez en metálico.

A las obras de arte procedentes de los negocios con Fournets, también hay que sumar las adquiridas a Alberto Pedronzo. En esta ocasión, Roca reconoció que el valor total de esta piezas es de unos 3 millones de euros y añadió que "en un 90% de las ocasiones pagó mediante transferencia bancaria a Suiza". Por su parte, el fiscal eleva la cantidad desembolsada a 15 millones.

A este baile de cifras hay que sumarle el procedente de los negocios entre Roca y Pedro Peña Barragán, también imputado. En esta ocasión, el ex asesor urbanístico cifra en unos 200.000 euros las adquisiciones de obras de arte al empresario y una deuda de 300.000 euros que fue solventada con la venta de un barco propiedad de una sociedad de Roca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios