El PSOE ve el plan Cospedal tras la oferta de pacto por el gasto de Arenas

  • Díaz aconseja al líder popular que canalice sus propuestas a través de enmiendas a unos presupuestos de 2012 marcados por la austeridad pero sin recortes sociales

Comentarios 6

El PSOE-A dejó ayer claro que la oferta de pacto por el gasto público lanzada la semana pasada por el presidente del PP-A, Javier Arenas, ya ha caído en saco roto. La razón: detrás no ven más que los "tijeretazos premeditados" que marca la "hoja de ruta" de la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y de la que sitúan como fiel seguidor a Arenas. Un plan que, según los socialistas, tiene como pilar los recortes sociales, las privatizaciones y la destrucción de empleo y que ya empiezan a cuantificar calculadora en mano para Andalucía. Así, si el pasado viernes ya cifraban en 4.500 profesores los que se quedarían en la calle de aplicarse el modelo castellano-manchego, ayer la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social elevaba sus efectos al cierre de 2.500 plazas de residencia y a la pérdida de 600 empleos por la supresión del programa de turismo social.

Ante la dificultad de ese acuerdo PP-PSOE, la secretaria de Organización socialista, Susana Díaz, invitó a Arenas a canalizar sus propuestas a través de enmiendas a los presupuestos, que podrían fructificar si se decide a aparcar el modelo Cospedal. En relación a las cuentas autonómicas para 2012, tal y como recordó, vendrán marcadas por la "contención" y la "austeridad" pero sin "ni un paso atrás" en educación, sanidad y gasto social.

Aparte de modelos presupuestarios contradictorios, Díaz también quiso marcar distancias con el PP en la renovación de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP). Frente al "respeto" de su partido a los plazos, situó las "prisas" de Arenas que no entendió salvo "que quiera dejar fuera a miembros de pleno derecho," ya que precisó que aún están constituyéndose las mancomunidades y recordó que en 2007 la FAMP no se constituyó hasta el 30 de noviembre. El PP no quiso quedarse ayer al margen y acusó a su actual presidente, Francisco Toscano (PSOE), de pretender que en la renovación de la asamblea de la FAMP participen entidades locales que "no están asociadas", para así incrementar los votos socialistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios