El PP se queda solo en su defensa de que los alcaldes sean parlamentarios

  • Cree que el PSOE quiere evitar que se traslade su éxito en las municipales a las autonómicas de 2012 . IU quiere que las medidas de calidad democrática incluyan elecciones separadas y limitación de mandato.

Comentarios 52

El PP se quedó ayer solo en el Parlamento en su defensa de que los alcaldes puedan ser también parlamentarios. La proposición de ley del PSOE para establecer la incompatibilidad de estos cargos (también el de presidente de Diputación) y de sus sueldos, y de la que va de la mano IU, es para los populares una trampa para impedir que el éxito electoral de sus alcaldes se traslade a las elecciones autonómicas de la próxima primavera. Por eso dio un no rotundo a la iniciativa, aunque con un plus de agresividad verbal a la que había empleado desde que se conociera en junio este plan de los socialistas en aras a una mejora de la calidad y transparencia democrática.

Los populares se han enrocado en defender que se puede compaginar el bastón de mando de un ayuntamiento y el escaño porque lo creen necesario, ya que genera "más confianza" al ciudadano. Y con esta baza, intentó ayer en vano llevar a su terreno a IU. El portavoz parlamentario popular, Antonio Sanz, recordó al coordinador de la coalición de izquierdas, Diego Valderas, su pasado como alcalde y parlamentario. El guiño no caló. Desde la experiencia de quince años como regido, rechazó que sea bueno simultanear cargos. "Un alcalde requiere entrega y sin horarios", zanjó, y recordó que en este asunto IU está con el PSOE.

Aparte de este gesto, en el debate de esta iniciativa no hubo elementos nuevos. Desde la tribuna, el PP volvió a la cantinela de la ruptura de reglas de juego a conveniencia del PSOE antes de las consulta andaluza de 2012 y así ejecutar su venganza política por la victoria popular en las municipales, y como en ocasiones anteriores, también tiró de cifras. Mientras sus 19 alcaldes-diputados han presentado 6.161 iniciativas en lo que va de legislatura, la bancada socialista al completo (a diputados) apenas supera la mitad con 3.400.

En este debate, el PSOE tampoco ofreció nada. Aparte de volcarse en la conveniencia de que es mejor un alcalde "a tiempo completo y no a media jornada" y de la inconveniencia de los "cospedales" en los tiempos que corren -evitar la acumulación de cargos y salarios por una sola persona, como le sucede a al presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal-, el portavoz socialista, José Muñoz, quiso poner contra las cuerdas a los populares recordándoles que fueron precisamente sus compañeros de Galicia quienes promovieron una medida aún más restrictiva. Si Andalucía lo que se pretende es la incompatibilidad del cargo, en Galicia está en vigor que los alcaldes ni siquiera puedan presentarse a unas elecciones.

A pesar de la cierta sintonía con el PSOE en lo que respecta a los alcaldes, IU cree que lo que ha puesto sobre la mesa es un acuerdo "de mínimos" e "insuficiente". La coalición de izquierdas cree que hay que ir un paso más allá y propone, y en esto coincide con el PP, en que hay aprovechar la reforma de la Ley Electoral y la Ley de incompatibilidades de los altos cargos para abordar la limitación de mandatos presidenciales a ocho años y las elecciones separadas. Ya en solitario lleva la propuesta de que los parlamentarios tengan sus cuentas limpias con Hacienda o que los senadores no sean elegidos "a dedo" por los partidos cuando son por designación de la comunidad autónoma, sino que sean por elección directa de los ciudadanos. Barriendo para casa, IU no quiso desperdiciar la oportunidad de pedir la ampliación del número de escaños del Parlamento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios