El PP se centrará en la economía y el empleo en la recta final de legislatura

  • Prepara una batería de leyes para mostrarse como alternativa de gobierno · Propondrá un grupo de trabajo que estudie el estado financiero de la comunidad

Comentarios 7

La estrategia del PP para esta recta final de legislatura es no perderse en debates que no interesan a los ciudadanos y centrarse en iniciativas por el empleo y la recuperación económica, para hacer ver que es alternativa de gobierno. Esta es la encomienda que ayer hizo al Grupo Parlamentario Popular su presidente regional, Javier Arenas, convencido de que están más cerca que nunca de alcanzar la Junta de Andalucía y, por tanto, es un momento en el que no caben despistes ante el clima de "sentimiento de cambio" que se respira, que recordó que no se producía desde 1982 y que llevó a Felipe González a la Moncloa.

Como prueba de que ya está en marcha esta estrategia, Arenas desgranó el paquete de iniciativas que ya tienen en cartera. La más novedosa sería la creación de un grupo de trabajo para ver el estado financiero de la comunidad. Una propuesta con la que pretenden generar confianza en los inversores, pero que también le podría servir para preparar el terreno ante su posible llegada al Gobierno y justificar que, ante una mala herencia, sólo caben planes de ahorro drásticos como así le ha sucedido a su compañera de partido Dolores de Cospedal al ponerse al frente de la presidencia de Castilla-La Mancha.

El resto de recetas legislativas con las que el PP quiere mostrar las claves del que sería su gobierno, es decir "austeridad y control absoluto del gasto", pasarían por una ley sobre Hacienda Pública, otra sobre subvenciones y una norma sobre estabilidad presupuestaria. A estas se sumaría una reforma de la Administración, con la reducción de la Junta a una decena de consejerías y de altos cargos, una ley de silencio administrativo positiva, programas de empleo, una comisión para asuntos europeos y una ley para la regeneración democrática.

Con esta batería de propuestas, unido al permanente recordatorio de los 30 años de "continuismo" e "incumplimientos" del PSOE, Arenas consideró que el PP aprovecharía bien la plataforma del Parlamento para mostrar al electorado su capacidad de gestión y de gobierno frente a un partido que vio sumido en una labor de "oposición" ante los alcaldes del PP y ante el presidente del PP, Mariano Rajoy, dando ya por descartado a su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Esta arenga a los parlamentarios populares de su líder cobra mayor significado ante un escenario de elecciones generales y andaluzas por separado y tras años de coincidencia en el que el discurso regional se acababa diluyendo ante el nacional. Un hecho del que Arenas se congratuló, porque brinda la oportunidad de una "debate a fondo" sobre lo que importa a los andaluces y en el que el PP se volcará por "dar esperanza de cara al futuro ante el ambiente de abatimiento y preocupación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios