Lujo, petrodólares y rezo Una donación multiorgánica logra trasplantar a cuatro niños en Córdoba

  • Cinco príncipes saudíes recalan en Marbella con su numeroso séquito antes de acompañar al rey Abdullah a la Cumbre Interreligiosa que se celebrará en MadridEl gesto ha permitido realizar un injerto cardiaco, otro de hígado y dos renales

Cinco príncipes de la familia real saudí con sus esposas y multitudinarios séquitos se encuentran en Marbella desde esta semana, según han confirmado a este diario fuentes cercanas a la comitiva saudita. El pasado miércoles llegó a su palacio el Príncipe Salman Bin Abdulaziz Al-Saud de Arabia Saudí, gobernador de Riad, hermano del fallecido rey Fahd e hijastro del actual rey Abdullah.

No es una escena nueva. La población de la Costa del Sol, en especial los habitantes y visitantes de la zona conocida como la milla de oro, son testigos cada verano del aterrizaje de numerosos miembros de la aristocracia saudí. Y con ellos también arriban a Marbella y sus alrededores la fastuosidad, los petrodólares y las posibilidades de conseguir un puesto de trabajo más que bien remunerado para la población marbellí. Es lo que ocurre siempre con cada visita de los príncipes o reyes saudíes a la provincia.

Al menos, esas son las previsiones que manejan los marbellíes, pues está prácticamente confirmado que durante toda la semana sigan llegando a palacio de forma escalonada más visitantes de este país cuya idea es pasar unos días de descanso antes de la Conferencia Interreligiosa organizada por España y Arabia Saudí a partir del próximo 16 de julio en Madrid. La cita estará encabezada por el Rey de España Don Juan Carlos y el saudita Abdullah, que llegará a la capital de España procedente de Marruecos. Se trata de la primera gran reunión internacional entre cristianos, judíos y musulmanes destinada a abrir un diálogo entre las tres religiones monoteístas y a promover la paz.

Con este motivo, los saudíes instalados en la Costa del Sol esperan que la presencia de integrantes de la Casa Real (con más de 4.000 príncipes y princesas) sea más numerosa que de costumbre. Junto a ellos viajan sus cocineros, criadas, escoltas, niñeras... Hay que tener en cuenta que sólo el príncipe Salman ya arrastra tras sí un séquito de un centenar de personas.

Lo que no ha trascendido aún es si el Rey Abdullah recalará en Marbella. De hacerlo, esta seríasu primera visita a la perla de la Costa del Sol. Por su parte, la comunidad islámica en la capital espera esta llegada, que daría fueste a la inauguración oficial de la mezquita de la calle Ingeniero de la Torre Acosta, financiada con capital saudí.

Y entre la población autóctona, los efectos de esta llegada en masa de los príncipes saudíes están claros. Hay que aprovechar la coyuntura. Es julio, pero se trata de hacer el agosto. Y Aunque la presencia del príncipe Salman aún no se ha hecho oficial, numerosos marbellíes ya se han pasado por las dependencias palaciegas para ofrecerse como parte del servicio, que suele recibir propinas y salarios más que generosos.

Por su parte, los comerciantes marbellíes ya han empezado a hacer números. En tiempos del rey Fahd, el poderío económico de estas familias se hacía notar en las calles y se calculaba que los saudíes gastaban cada día en la ciudad unos cinco millones de euros en la compra de piezas de alta joyería, relojes, alquiler de vehículos de alta gama o colecciones completas de los diseñadores más elitistas.

No es de extrañar, pues, que numerosos comercios y alguna que otra gran superficie no duden ni un minuto a la hora de cerrar sus puertas y ofrecerles a tan generosos consumidores una atención exclusiva, personalizada. Otras veces son ellos mismos quienes, por razones de seguridad, piden la ausencia de otros compradores en el establecimiento elegido.

Una donación multiorgánica infantil recibida en el Hospital Universitario Reina Sofía ha permitido que se hayan podido realizar en diferentes centros sanitarios cuatro trasplantes a otros tantos niños de edades comprendidas entre los 8 y los 16 años. La delegada provincial de Salud de la Junta de Andalucía, María Isabel Baena, informó ayer de que los pequeños han mejorado su calidad de vida al beneficiarse de un injerto cardíaco, otro hepático y dos renales. La Delegación de Salud y la Coordinación de Trasplantes de Córdoba agradecieron a la familia del donante su acto de generosidad, que ha permitido llevar a cabo un trasplante de corazón, otro hepático y dos renales en diferentes hospitales españoles. La tasas de aceptación a la donación en Córdoba, que se sitúa en torno al 90%, figura entre las más altas del país, "ya que la sociedad es cada vez más consciente de que sus donaciones se traducen en el mejor regalo que pueden recibir las personas que necesitan nuevos órganos para seguir viviendo", según Baena. La cada vez mayor concienciación ciudadana permite que gestos como éste sean cada vez más frecuentes.

En lo que va de año, en el complejo sanitario cordobés se han registrado 20 donaciones y los profesionales han llevado a cabo 138 trasplantes de órganos y tejidos. El Reina Sofía está acreditado para realizar todo tipo de trasplantes, incluso en el caso de pulmón, es el único hospital de Andalucía con autorización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios