José Fernando Ortega no volverá a prisión al ser condenado a un año y nueve meses por robo y agresión

  • El hijo del torero es condenado además a 31 días de trabajos en beneficio de la comunidad por conducir sin carné.

Comentarios 25

José Fernando Ortega Mohedano no tendrá que volver a prisión. La juez de lo Penal número 5 de Sevilla, María José Cuenca Bonilla, ha condenado al hijo del torero José Ortega Cano, a un año y nueve meses de cárcel en relación con el robo y agresión a otro joven que tuvo lugar a las puertas de un club de alterne en la madrugada del 2 de noviembre de 2013. El joven también ha sido condenado a 31 días de trabajos en beneficio de la comunidad por conducir sin carné y al pago de una multa de 180 euros por una falta de lesiones. 

Con esta condena, José Fernando no tendrá que volver a prisión al carecer de antecedentes penales y ser la pena impuesta inferior a los dos años de prisión, con lo que la misma puede ser suspendida.

La sentencia, que ha sido notificada este martes a las partes, aprecia en el acusado la circunstancia agravante de abuso de superioridad, porque los hechos ocurrieron "en un lugar solitario, a altas horas de la madrugada y por varias personas contra una sola víctima, lo que supone una desigualdad de fuerzas aprovechadas por los autores". Frente a esta agravante, la juez aprecia hasta tres atenuantes de confesión, drogadicción y reparación del daño, dado que la víctima fue indemnizada con 10.000 euros antes de que se celebrara el juicio. La juez ha impuesto penas de dos años a otros dos acusados, Francisco S. C. y a Isaac F. C., y ha absuelto a los dos restantes procesados, Eloy R. T. y José Ángel S. V. A. del delito de robo con violencia y de una falta de lesiones por falta de pruebas. Lo que sí tendrán que pagar los tres acusados que han sido condenados es una indemnización de 8.600 euros a la compañía aseguradora, cantidad que ésta abonó al padre de la víctima tras el siniestro total del vehículo, que fue incendiado por los acusados.

La juez ha aplicado la atenuante de drogadicción, al estimar que ha quedado acreditado que "los acusados, antes de cometer los hechos, habían ingerido alcohol y/o droga". En el caso de José Fernando, la juez señala que la prueba sobre los cabellos demuestra que había consumido cocaína y cannabis durante los cuatro meses anteriores a la toma de la muestra, y además ofreció un resultado positivo en un metabolito de la cocaína que se origina en el organismo cuando se consume simultáneamente cocaína y alcohol. Además, en uno de los informes se apunta que existía un consumo de ambas sustancias desde hacía un año.

Sobre la atenuante de confesión, la juez destaca que el hijo del torero reconoció los hechos desde la primera declaración ante la Guardia Civil, aportando datos a la investigación que "facilitaron la actuación de la Justicia, identificando a los autores", por lo que procede su apreciación "pese a no concurrir el elemento cronológico de haber confesado el culpable su infracción antes de la apertura del procedimiento". 

José Fernando pasó cuatro meses en prisión por estos hechos y quedó en libertad el pasado 14 de marzo, una vez que el caso quedó visto para sentencia.

La  sentencia declara como hechos probados que sobre las 05:50 horas del 2 de noviembre de 2013 los cinco acusados se hallaban en el club nocturno El Rey 2000 de Castilleja de la Cuesta celebrando la festividad de Halloween y habiendo consumido "alcohol y drogas". La víctima, J. J. V. A., derramó una bebida de Francisco S. C. y éste respondió dándole un puñetazo en el rostro. A continuación, J. J. V. A. huyó del club, siendo "perseguido" por los tres jóvenes que han sido condenados, uno de los cuales le lanzó una piedra. El joven fue alcanzado en la calle Camilo José Cela, donde comenzaron a agredirle con "golpes y empujones" y una vez en el suelo, Francisco S. C. gritó "quitadle el móvil, el dinero y todo lo que lleve" y a continuación José Fernando le registró los bolsillos del pantalón, quitándole dos teléfonos móviles, 15 euros, y un llavero con las llaves de su domicilio y del coche un Audi A3 con el que se marcharon del lugar. El 5 de noviembre tuvieron un accidente con el vehículo, cuando conducía José Fernando pese a que no tiene carné, y después incendiaron el coche, que quedó calcinado junto a las pertenencias que la víctima tenía en el maletero: tres raquetas de padel y vestimenta deportiva de competición.

A causa de la agresión, la víctima sufrió lesiones en la mano izquierda, hematomas en las piernas y otro hematoma en un codo, lesiones de las que tardó en curar siete días, dos de los cuales estuvo impedido para el ejercicio de su actividad habitual.

La juez ha absuelto a Eloy R. T porque considera que no ha quedado acreditada su participación en los hechos y para ello recuerda las "distintas versiones" y "contradicciones evidentes" en el testimonio de la víctima. La magistrada recuerda la declaración del responsable de sala del club de alterne, quien dijo que tuvo que pedirle al camarero que no le sirviera más copas a J. J. V. A., y también el testimonio de los agentes de la Guardia Civil que acudieron a la gasolinera donde pidió auxilio el joven y que pudieron comprobar que presentaba "síntomas evidentes de encontrarse bajo los efectos del alcohol y/o drogas".

A partir de estas declaraciones, la juez llega a la conclusión de que "el estado de embriaguez en que según los distintos testimonios se encontraba la víctima puede dificultar la capacidad de éste para recordar la forma en que se produjeron los hechos y las personas que intervinieron en los mismos, sobre todo si se tiene en cuenta que el grupo de amigos formado por Francisco S. C., José Fernando Ortega Mohedano, Isaac F. C., José Ángel S. V. A. y Eloy R. T., habían estado junto en el mismo local que el perjudicado, lo que puede llevar a la confusión sobre qué personas del mismo grupo fueron los que efectivamente tomaron parte en la agresión".

La Fiscalía había pedido una condena de tres años de cárcel para José Fernando Ortega Mohedano, al que apreciaba las atenuantes de confesión y reparación del daño, pero no la de drogadicción, como había solicitado la defensa. En la vista oral, la Fiscalía rebajó de cinco a tres años la petición de condena para José Fernando por la agresión y robo a un joven en el club de alterne El Rey 2000 de Castilleja de la Cuesta, hechos por los que la acusación particular que ejerce la víctima le pidió únicamente dos años de cárcel, después de que el hijo del torero haya pagado una indemnización de 10.000 euros. 

En la última sesión de la vista oral, el joven ejerció su derecho a última palabra para pedir a la juez "una oportunidad" para enmendar su error, aseverando que no la defraudaría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios